El conocimiento futuro: elección de políticas inteligentes para Europa 2050

Universidad en el mundo

UNIÓN EUROPEA

Un Informe de la Comisión Europea

El Informe fue realizado por un grupo de expertos, y versa acerca de la prospectiva sobre las principales transformaciones a largo plazo de los sistemas europeos: investigación, innovación y educación superior (KT2050)*

Prefacio

La previsión es una importante herramienta para ayudarnos a encarar el futuro con confianza, entender oportunidades y riesgos y ayudarnos a desarrollas nuestras estrategias de mediano y largo plazo para la política de investigación, ciencia e innovación. Toma muchos aspectos: tendencias, señales, escenarios, visiones, derroteros y planes todos son partes de la caja de herramientas para mirar al futuro. Además de estas herramientas, usar la previsión requiere de una profunda reflexión sobre las implicaciones políticas y los escenarios relacionados.
Este Informe El Conocimiento Futuro: elección de políticas inteligentes para Europa 2050 es un excelente ejemplo de tal reflexión. La investigación, innovación y sistemas de educación europeos son el fundamento de nuestros prospectos económicos y sociales, perfilando nuestra capacidad de atacar numerosos retos en el nivel tanto local como internacional. La globalización, los cambios demográficos y los avances tecnológicos plantean importantes retos y oportunidades para investigación e innovación (I&I) en Europa. Al reflejar las tendencias y los escenarios articulados, este Informe nos ayuda a pensar de manera diferente acerca de las políticas europeas a mediano y largo plazo.
En Europa necesitamos:
• Crear las condiciones necesarias para capitalizar los resultados de la I&I.
• Elevar la excelencia en la Investigación fundamental y de vanguardia.
• Reforzar nuestro compromiso internacional a través de la diplomacia científica.
Sobre esta base, pongo mis prioridades para ser innovación abierta, ciencia abierta y abierta al mundo.
Espero que este Informe pueda contribuir a la decisión de cómo la investigación y la innovación pueden contribuir a una economía fuerte y a una mejor sociedad para todos.
Carlos MOEDAS. Comisión para la Investigación, Ciencia e innovación. Comisión Europea.

¿Cómo hacer que las ideas se vuelvan realidad?

El proceso entero de transformar conocimiento –crearlo, compartirlo y utilizarlo– se ha vuelto importante para quienes hacen política. Lo ven como conectado de alguna manera con lo ricos que somos, lo competitivo que puede ser Europa, lo saludable o feliz que son nuestros ciudadanos, y lo sostenible que será nuestro mundo.
Este Informe de la Comisión Europea, por un diverso grupo de académicos, expertos en política y representantes del sector privado, mira al futuro de esta maquinaria de conocimiento: hacia los retos de 2050. Se recomiendan pasos para asegurar que, a través de mantener un sistema robusto para transformar el conocimiento en acción, los ciudadanos europeos están en mejor situación que en vez peor situación en ese futuro lejano.
Para ese sistema es vital el triángulo del conocimiento. Los actos de aprender, descubrir e innovar van todos juntos, como tres pistones en una máquina económica. educación, investigación e innovación, universidades, laboratorios y compañías; académicos, investigadores y emprendedores, todos son partes de una maquinaria que, si se maneja bien, crea riqueza, trabajos, crecimiento y si uno es optimista, progreso social. La Europa de hoy tiene muchos de esos triángulos, de fortaleza variable, especialización y fecundidad.
Se incluyen muy grandes aglomeraciones multidisciplinarias de grandes universidades, compañías y agencias; centros de actividad especializada sectorial no menos dinámicos; y nuevos centros surgiendo. Crecientemente se interconectan: en verdad, nuevas iniciativas como los Programas Marco, o, dentro de ellos, el Instituto Europeo para Innovación y Tecnología, incluyen la vinculación como objetivo. Pero a pesar de la vitalidad individual de estos centros, muchos políticos comparten una preocupación primordial de que no son suficientes: con esa competencia de EU, China, India se corre el riesgo de dejar atrás a Europa, y que las dificultades de coordinar y administrar una respuesta europea son enormes. Al menos tres principales tendencias están desestabilizando el statu quo en el sistema europeo de conocimiento. Una es la globalización. A medida que el mundo está más interconectado y la competencia económica se extiende, el modo en que aprendemos, descubrimos o innovamos cambiará y el impacto nos impactará más rápido y más duro. El cambio demográfico es otra. La movilidad a las ciudades, el envejecimiento de la población, los cambios en el tamaño de la familia y las normas sociales, todo alterará lo que esperamos podemos hacer en educación, investigación e innovación.
¿Para 2050 qué será lo que sigue? Cada invención llega más y más rápido, cambian no sólo nuestra sociedad y economía, sino nuestras expectativas y la manera en que trabajamos en la educación, la ciencia, los negocios.
¿Cómo enfrentarse a estos cambios? ¿Podemos continuar jugando un papel clave en la generación global, la propagación y el uso del conocimiento? ¿Podemos usar el sistema de conocimiento para mejorar nuestras vidas, integrar nuestras sociedades, preservar y mejorar nuestro entorno? Estas son las preguntas que hace el grupo al mirar hacia 2050.
Para cristalizar los retos y oportunidades, creó dos posibles visiones del futuro: una positiva y la otra negativa. No son pronósticos o escenarios formales. Son plausibles bosquejos del futuro con un propósito: dramatizar la importancia de hacer elecciones políticas sabias, y sugerir cuáles pueden ser estas alternativas.

Opción A: Éxito europeo
Es 2050, y Europa y su economía del conocimiento son competitivos. Los agrupamientos de universidades bien financiadas, internacionalmente reconocidas están en muchas de las ciudades importantes y crecientes de Europa, con sólidas asociaciones con instituciones regionales. La educación es in; nunca antes tantos querían tanto de los maestros: nuevas habilidades, nuevos trabajos, nueva capacidad para hacer frente a los cambios rápidos, nuevas perspectivas para llevar vidas cumplidas; de la cuna a la tumba.
La creciente demanda para educación continua ha solicitados nuevas eficiencias: cursos modulares compartidos dentro de los grupos de universidades, enseñanza basada en inteligencia artificial y en línea, especialización dentro de las universidades públicas y privadas. Los juegos educativos, en los que los diseñadores europeos sobresalen, constituyen un amplio segmento de mercado.
En los negocios, la innovación abierta es ahora la moda dominante: multinacionales, pequeñas y medianas empresas, universidades y muchos nuevos actores, Fundaciones, ONG’s, personas (muchos retirados) trabajan juntos en rápidamente cambiantes redes globales para resolver problemas globales.
Las megaciudades de Europa, con su especial sentido de identidad comunitaria e involucramiento, son el centro para la innovación: París original –o Varsovia o Atenas– se han vuelto un nuevo tipo de marca mundial. Mientras tanto, la automatización y la intensiva ciencia de datos han cambiado la naturaleza para hacer investigación. Nos hemos movido de la ciencia abierta a un acceso abierto radical: todos tipos de nuevos actores se están precipitando en el juego de la investigación, especialmente en Astronomía, Ecología, Clima y otros cambios que atraen un fuerte interés público.
La infraestructura europea de la investigación son las nuevas catedrales de la ciencia: abierta a todo, apoyada por todo. La ciencia de frontera es un asunto competitivo a escala de la Unión Europea (UE) dirigido por un Consejo Europeo de Investigación ampliado, mientras que las disparidades regionales en las capacidades de innovación se contrarrestan a través de fondos de desarrollo regional administrados por separado. En verdad, las instituciones de la UE generalmente están fortalecidas; a medida que las regiones y ciudades han escalado en importancia; los crecientes laboratorios europeos de democracia, así como el papel coordinado de las instituciones de la UE se han elevado. La evasión fiscal multinacional es domada, fortaleciendo el tesoro público en todas partes. Cuando Europa una vez produjo el 30% de las ideas del mundo, se ha mantenido más que en Asia; se está moviendo hacia el 40%. Muchas de sus industrias son competitivas, construyendo sobre Pymes sanas. Sus universidades son fuertes, sus ciudadanos realizados, y sus valores centrales, como igualdad, apertura, inclusión social y responsabilidades ambientales, están confirmados.

Opción B: Europa se pierde
Es 2050, y Europa es una víctima de las megatendencias más allá de su control. La automatización y la globalización han desencadenado el desempleo masivo, la exclusión social, el descontento. Bots de servicio, aprendizaje automático, detección omnipresente, ¿qué les queda hacer a los humanos? La desigualdad es más grande que nunca; los nuevos trabajos creativos constantemente evolucionan de las nuevas tecnologías, pero solamente son para los pocos capacitados. Políticamente, Europa se ha fragmentado en una coalición de regiones ricas y pobres con mínima coordinación. Un Arco Norte ha mantenido el movimiento libre de mercancías, servicios y personas: otras partes de Europa están aisladas. Las compañías multinacionales, los ricos, usan los mercados globales y las tecnologías digitales para evitar impuestos. Las tesorerías públicas están empobrecidas; las universidades y laboratorios dependen mucho más de financiamiento privado, lo que significa que nuevas ideas y talento están controlados por los ricos y poderosos. Unas cuantas universidades grandes dominan; muchas universidades regionales y más débiles han cerrado o se han fusionado.
La automatización también ha barrido a través del sistema educativo, con certificados en línea y tecnologías de cognición aumentada comenzando a aparecer, encontrando el favor con las compañías grandes que desean a graduados rápidos y baratos.
En investigación, los más reputados científicos están en gran demanda, a menudo contratados por multinacionales, en una suerte de consultoría sin fronteras perpetua. Estas compañías, en las cuales los laboratorios públicos y las universidades confían para mayores financiamientos, buscan obtener acceso temprano a los descubrimientos reales y utilizar su influencia para dirigir los fondos públicos restantes hacia sus proyectos; eso es lo que genera empleo y crecimiento, argumentan.
La investigación en Asia ahora es fuerte y un Estados Unidos asediado ha lanzado nuevas barreras comerciales a Europa. La movilidad disminuye. Pocas compañías europeas son suficientemente ricas e inteligentes para permanecer como campeonas globales; pero generalmente la base económica de Europa se ha ahuecado y los pocos innovadores que sus universidades producen, rápidamente se van al extranjero. La innovación está sin fronteras; las cadenas de aprovisionamiento se forman y se desbaratan rápidamente, haciendo más difícil que nunca el desarrollo global de largo plazo. Europa mira hacia adentro, teme el futuro, y ve sus valores gradualmente desacreditados.
Mirando a lo que diferencia los dos escenarios, tres amplios principios guían nuestro pensamiento acerca de lo que las instituciones europeas del conocimiento y el gobierno debería hacer para prosperar: requieren apertura, experimentación y cooperación, están necesitadas de contraatacar tres amenazas: desempleo estructural e inequidad, insuficiencia de fondos, y una crisis de capacidad. En lo que sigue, elaboramos sobre los principios de acción necesarios para asegurar que 2050 sea un lugar digno de ser para todos los europeos. Nuestras recomendaciones de política se siguen de estos principios.
Directorio General para Investigación e Innovación y Educación Superior (KT2050). Director en jefe: Richard Hudson. Participantes: Kristian Borch; Stephanie Daimer; David Charles De Roure; Kurt Deketelaere; Apostolos Dimitropoulos (Rapporteur); Ulrike Felt; Aldo Geuna; Jerome Glenn; Krzysztof Gulda; Jana Kolar; Jordi Molas Gallart; Rajneesh Narula; Gill Ringland; Petra Schaper-Rinkel; John Smith; Anna Tschaut; Marijk van der Wende.
(Tomado de Comisión Europea-UE, enero de 2017). Primera parte

Deja un comentario