El voto de Pence decidió la aprobación de Betsy DeVos

Sin categoría

ESTADOS UNIDOS

Una rica donadora republicana casi sin experiencia en Educación Pública fue confirmada por el Senado como Secretaria de Educación nacional, pero solamente con la ayuda de un histórico voto de desempate del vicepresidente Mike Pence, después de semanas de protestas y dos defecciones dentro de su propio partido.
La limitada votación 51 a 50 en una noche de vigilia en el piso del Senado, donde, uno por uno, los demócratas declararon como inepta a la señora DeVos en una Cámara semivacía. Pero no obtuvieron una tercera deserción republicana que hubiera detenido a la Sra. DeVos, una multimillonaria que ha dedicado gran parte de su vida a promover escuelas privadas y cupones, de convertirse en la administradora de las casi 100 mil escuelas públicas de la nación.
Es la primera vez que un presidente del Capitolio ha sumado su voto para romper un empate en una nominación del gabinete.
El senador Al Franken, demócrata de Minnesota, demandó antes de votar que los republicanos explicaran como apoyaban a la señora DeVos. Si no podemos poner aparte la lealtad partidista el tiempo suficiente para cumplir con el deber esencial de investigar a los nominados del presidente, ¿qué estamos haciendo aquí?, preguntó Franken.
Los dos republicanos que votaron en contra de la nominación, la senadora Susan Collins, de Maine, y Lisa Murkowski, de Alaska *, dijeron que DeVos estaba descalificada por carecer de familiaridad con las escuelas públicas y con las leyes que protegen a los estudiantes.
“Tengo serias preocupaciones acerca de la nominación para ser secretaria de Educación a quien ha estado tan involucrada en una parte de la ecuación, muy inmersa en ofrecer cupones, que puede ser inconsciente de aquello realmente exitoso dentro de las escuelas públicas, y también de lo que se rompe y cómo se arregla”, dijo Murkowski la semana pasada, cuando las dos anunciaron su oposición. Murkowski también estuvo influenciada por miles de mensajes recibidos pidiéndole rechazar la nominación.
Para muchos educadores, el apoyo de la señora DeVos para las escuelas autónomas y los cupones –que permiten a los estudiantes utilizar los dólares del contribuyente para pagar la colegiatura en escuelas privadas, religiosas y lucrativas– reflejan una profunda desconexión con las escuelas públicas. Ni la señora DeVos ni ninguno de sus hijos fueron a una escuela pública.
La mayoría de los republicanos describió a DeVos como comprometida con lo que es mejor para los niños. En encendido discurso antes de la votación, el senador Lamar Alexander, republicano de Tennessee, y él mismo ex secretario de Educación, criticó a sus colegas demócratas por oponerse a DeVos, simplemente porque fue nombrada por un presidente republicano. “Ella llevó a cabo la más efectiva reforma de la escuela pública de los últimos años, dijo Alexander, jefe del Comité que aprobó el nombramiento de DeVos y comentó que ella había estado a “la vanguardia “de la revisión de la Educación durante décadas.

Un recurso legaloide desempató la votación

Cuando el voto del Senado cerraba a 50-50, el señor Pence, ex miembro del Senado, tomó el mazo ya las 12:29 p.m. y declaró su voto por la señora DeVos. Por un amañado recurso procesal, el voto del senador Jeff Sessions de Alabama para avalar el nombramiento del procurador general fue programado para después del DeVos, para que Pence pudiera votar sí, antes de salir del Senado, asegurando a los republicanos un voto decisivo para la señora DeVos.
Nacida en una rica familia, DeVos, quien se casó con la fortuna de Amway, tiene una red de inversiones financieras, también ha despertado la alarma entre los críticos que se preocupan por las muchas ocasiones en que tuvo conflictos de interés. Fue la primera de los nominados de Trump que no completó una revisión ética antes de comparecer ante un panel del Senado. Ella presentó su trámite de ética el 19 de enero, dos días después de su audiencia de confirmación.
Los sindicatos de profesores y aún varias organizaciones privilegiadas han protestado el nombramiento de DeVos, a lo largo del país. La senadora Patty Murray, de Washington, la principal demócrata del Comité que aprobó a la Sra. DeVos –y una ex educadora– instó a los defensores desalentados antes de la votación a no pensar en sus esfuerzos como un desperdicio. “Ha hecho un impacto aquí y ha marcado una diferencia”, dijo. “Y creo que ha despertado a cada uno de nosotros en este país sobre lo que valoramos y lo que queremos”.
Poco después de la confirmación de DeVos, Randi Weingarten, presidente de la Federación Americana de Profesores y un sindicato que protestó por el nombramiento, dijo que el público ahora tendría que “servir de control y equilibrio” a sus políticas y ser “feroz combatiente en nombre de los niños. Esto quiere decir que aun cuando Trump tiene un completo control de los ramos legislativos y ejecutivos, sólo pudo hacer que se confirmara a DeVos por un voto de desempate –sin precedente– de su vicepresidente”, dijo Weingarten. “Esto se debe a que DeVos muestra una antipatía por las escuelas públicas, una aceptación asfixiante de alternativas privadas y lucrativas y una falta de comprensión básica de lo que los niños necesitan para tener éxito en la escuela”.
David E. Kirkland, un profesor de Educación en la Universidad de Nueva York que ha estudiado el impacto de la señora DeVos en Michigan, teme que pueda dañar a la educación pública y arrancarle recursos a las escuelas que necesitan fondos federales. “Sus extensos conflictos de interés y un registro de desviar dinero el dinero de los estudiantes vulnerables y en los bolsillos de los ricos, hacen a DeVos completamente inadecuada para la posición que se le acaba de confirmar”, declaró.
La Sra. DeVos se ha centrado en ampliar la opción de los padres en educación y en adoptar las escuelas autónomas y los vales. Su ideología fue un buen ajuste para la plataforma de Educación del Sr. Trump durante la campaña, que pidió una iniciativa de 20 mil millones de vales dirigida a niños de bajos ingresos.
Pero liberar una suma tan enorme probablemente requeriría la reasignación del dinero de la Educación federal, así como un realineamiento de las prioridades del Congreso. Los cupones no son parte de una revisión de la Educación que hubo en 2015 y los legisladores de las áreas rurales, en donde las escuelas suelen estar más alejadas, se muestran especialmente cautelosos con tales iniciativas.
La Administración Trump potencialmente podría avanzar en un programa limitado de cupones y buscar créditos de impuestos para la matrícula de la escuela privada o costos de escuelas en casa.
La señora De Vos ha indicado que desmantelaría otras piezas del legado de la Administración Obama, posiblemente incluyendo a una ley que niega ayuda federal para estudiantes de escuelas lucrativas cuyos graduados luchan por conseguir trabajo, así como un esfuerzo agresivo para investigar y juzgar reclamos de asalto sexual en el campus.
Los críticos de DeVos indicaron que continuarán su lucha el tiempo que ella esté en servicio. Algunos se comprometieron a demostrarlo en sus apariciones en los foros y escuelas y buscar candidatos amistosos a su punto de vista para postularlos para la oficina local.

La mantendrán bajo control

Lily Eskelsen García, presidenta de la Asociación Nacional de Educación, dijo que su sindicato podría aprovechar la vasta base de datos de los partidarios que había construido durante el proceso de confirmación de DeVos para ayudar a mantenerla bajo control. “Tan pronto haga algo alarmante, será conocido, será visto,” dijo, “no tendrá posibilidad de esconderse”.
La elección de Trump de la señora DeVos para dirigir el Departamento de Educación, conocida por sus enormes gastos de cabildeo para expandir las escuelas autónomas en Michigan –un experimento que aun los apoyadores de tales escuelas critican ahora– se presentó a los senadores con una multitud de peligros potenciales. Su antecedente como una prolífica recaudadora de fondos, quien ha donado cerca de 200 millones de dólares por año a las causas republicanas y sus candidatos, incluyendo algunos senadores –como ha sido el caso de nominados presidenciales anteriores– fue objeto de escrutinio.
Los demócratas también expresaron sus preocupaciones acerca de las contribuciones de su familia para ayudar a la llamada terapia de conversión para homosexuales y sus pasadas declaraciones de que el gobierno chupa y las escuelas públicas están “a punto de morir”. Los oponentes también se centraron en el pobre desempeño de las escuelas autónomas en Detroit, que tanto magnificó.
Los senadores y los partidarios de la Educación de ambos lados del pasillo también expresaron preocupación después de que la señora DeVos, durante su audiencia de confirmación el 17 de enero, confundió las responsabilidades del Departamento.
En un notable intercambio que se difundió a través de Internet, el senador Tim Kaine, demócrata de Virginia, le preguntó si todas las escuelas que reciben dinero público deberían seguir la Ley de Educación de Individuos con Discapacidades, la histórica legislación de 1975 sobre los derechos civiles.
Bajo esa ley federal, los estados y distritos escolares necesitan proporcionar servicios de educación especial a los niños con discapacidades. La señora DeVos dijo que ese tema “mejor debería dejarse a los estados”.
En un extraño momento que la convirtió en el blanco de las bromas de la noche, la Sra. DeVos también sugirió que los estados decidan si permiten armas en las escuelas, citando en parte las preocupaciones sobre protegerse de los osos grizzly en Wyoming. “Pienso que probablemente allí, me imagino que probablemente allí, haya una pistola en una escuela para protegerse de los posibles grizzlies”, dijo.
Después de la votación, el legislador Franken dijo: “fue la más embarazosa audiencia de confirmación que yo haya visto.”
En un empuje final que incluyó demostraciones a lo largo del país, los constituyentes y defensores inundaron las oficinas del Senado con llamadas, saturando así la central telefónica del Capitolio, que interrumpió el sistema de correo de voz del Senado.

Corrección: Febrero 9, 2017: Acerca de la confirmación en el Senado de Betsy DeVos como secretaria de Educación, describió incorrectamente el papel de la presión pública en el no de dos republicanas. Mientras la senadora Lisa Murkowski, de Alaska, dijo que había sido influenciada por miles de mensajes que recibió instándola a rechazar el nombramiento, la senadora Susan Collins, de Maine, no refirió de hecho que esos comentarios públicos hayan influenciado su decisión para oponerse al nombramiento.

(Tomado de Washigton Post –Dana Goldstein contribuyó al informe desde New York–, febrero de 2017).

Deja un comentario