APLAUSO Y SILBIDO

Deportivo

Por Ricardo García Estrada

Les costó mucho trabajo a las águilas blancas del IPN domar a los potros salvajes de la UAEM y vencerlos por 24-18 en serie extra, en juego de la segunda fecha de la temporada intermedia de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (ONEFA) 2017, dedicada a la memoria de su ex presidente Ángel Martínez Guerrero, quien falleció el año pasado.
Después de ese encuentro el equipo ganador puso su marca en 1-1, ya que durante su presentación en el certamen cayó ante los linces de la UVM por 32-27, en el lejano Estadio José Ortega Martínez.
En esa actuación, el conjunto politécnico mostró que requiere esforzarse más en sus siguientes misiones nada sencillas tomando en cuenta la categoría de sus siguientes adversarios: Tigres de la UANL (17 de marzo en San Nicolás de los Garza, Nuevo León, 19:00), cheyennes de la ESIME del IPN (24 de marzo en Zacatenco, 12:00), burros blancos (1 de abril en Zacatenco, 12:00) y pumas de la UNAM CU (8 de abril en la Ciudad Universitaria, 12:00).
A su vez, los potros salvajes no estuvieron exentos de errores en su visita a Santo Tomás, donde exhibieron fallas de bloqueo como sucedió en su primera ofensiva cuando estaban encajonados en su yarda nueve, zona de la que no pudieron salir a raíz de la detención en pandilla de su quarterback José Luis Soto (10) dentro de sus diagonales, para los primeros dos puntos de los escarlata.
Otra pifia la tuvieron en los últimos segundos del cuarto periodo por conducto de su especialista Martín Alcántara (15), al fracasar en un intento de gol de campo de 45 yardas, que de haberlo hecho bueno la estampida habría retornado vencedora a la tierra del mosco.
Alcántara tuvo la distancia en esa intervención, pero le faltó puntería ya que el ovoide salió ligeramente desviado del poste derecho de la hache defendida por las águilas blancas.
Sin embargo, la desgracia mayúscula de la escuadra forastera tuvo lugar en la segunda oportunidad y seis yardas para anotar en la serie extra. Ahí, un mal centro acabó con las aspiraciones equinas toda vez que Soto recuperó el ovoide 20 yardas atrás.
El mismo jugador intentó enmendar su falla con un pase sorpresa a Ricardo Ruiz (11), en tercera oportunidad y largo, pero el receptor fue sometido de inmediato por la crecida defensiva rojiblanca. La única alternativa que les quedaba a los visitantes era intentar un gol de campo, de 50 yardas, por medio de Alcántara que seguramente no estaba concentrado al 100 por ciento y volvió a fracasar.
En cambio, las águilas blancas no tuvieron dificultades para conquistar una sufrida victoria, por medio de su mariscal de campo Ricardo Angüis, quien hizo el touchdown del triunfo en un acarreo de 14 yardas.
A pesar de su segunda caída de la campaña (una semana antes sucumbió ante los pumas por 17-2 en el Estadio Juan Josafat Pichardo), la caballada dejó constancia de ser combativa, cualidad que de nada le sirve si en momentos cruciales sacan a relucir las pifias. No se debe olvidar que quienes perdonan, pierden.

Por un cetro más

Solamente una desgracia haría que los tigres de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL) se quedaran a la mitad del camino en su afán por adjudicarse su quinto campeonato al hilo, en categoría intermedia.
Hasta ahora su panorama se aprecia despejado, después de ganar sus dos primeros encuentros de la temporada, a los cheyennes y linces de la UVM, por 30-6 y 35-27, respectivamente. Los únicos con posibilidades de marcarles el alto son los pumas del Pedregal, a quienes se enfrentaron el pasado fin de semana en San Nicolás de los Garza.
Si los felinos de Carlos Cabral se coronan este año habrán empatado la marca de cinco cetros al hilo y sin derrotas, impuesta por los cheyennes de la Vocacional Dos del IPN (1956 a 1960) e igualada, una década después, por los alquimistas de Ciencias Químicas-Veterinaria de la UNAM (1966 a 1970), conducidos en esos logros por Manuel gallo Rodero y Delmiro turco Bernal (ambos ya fallecidos), respectivamente.
De esos coaches, únicamente Manuel Rodero acompañó a sus guerreros a la adjudicación de sus cinco campeonatos, ya que en el caso de los químicos Delmiro Bernal y sus chamacos se coronaron en los dos primeros y en los dos últimos juegos.
En 1968 el equipo de azul y oro repitió en la cúspide, comandado por Hilario Canseco (+), uno de los principales asistentes del coach Bernal, quien ese año desempeño una encomienda administrativa dentro del futbol americano de la UNAM.
Otro insigne universitario que igualó a su compañero Delmiro Bernal, en lo relacionado a cuatro campeonatos ganados, es el coach Manuel Neri al frente de los búhos de Leyes, quienes impusieron sus condiciones en 1971, 1974, 1975 y 1976. De haber continuado el estratega hidalguense en la UNAM, no hay duda que habría llevado a sus abogados a ganar otro galardón, por lo menos.
El coach Neri cambió de aires en 1977 al ser contratado por las autoridades de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), para hacerse cargo de su naciente programa de futbol americano.
Por el bando de los tigres, los estrategas que los han encaminado a cuatro títulos uno tras otro, son Antonio Zamora (actual mandamás en categoría mayor) encargado de encaminarlos a la cima en tres oportunidades (2013 a 2015), en tanto el año pasado Carlos Cabral, su actual head coach, hizo lo propio.
Las águilas blancas cuentan seguramente con cinco o más campeonatos, dato que conocía a la perfección Ángel Martínez Guerrero (+) por su estrecha cercanía con el equipo, del que fue representante ante la ONEFA antes de ser presidente de esta liga.

Lamentable deceso

Fernando cocodrilo Lara (25), safety y halfback de altos vuelos de los pumas a mediados del siglo pasado, y por lo mismo uno de los jugadores más destacados en la época de oro de este deporte en México, falleció el 5 de este mes a los 88 años.
Lara defendió además (en 1950) el jersey de los borregos salvajes del ITESM, en compañía de otro jugador sobresaliente de los pumas, Víctor Ramírez, el puma de las garras de oro (+).
El coach Neri y Manuel Reynoso, ex manager de los equipos de este deporte en la máxima casa de estudios, opinaron por separado que Lara se distinguió por haber sido uno de los mejores safeties en la historia de los pumas.
Lara cumplió magníficas actuaciones con los pumas. Por ejemplo, en el Clásico de 1952, él, Delmiro Bernal y Alfonso desalmado García (+) realizaron oportunas bloqueadas para que Juan Romero anotara el touchdown de la victoria felina por 20-19.
Y en los últimos instantes de ese emotivo partido de final dramático, los burros blancos reaccionaron y estuvieron a punto de dar la voltereta a través del novato Omar Fierro (+) quien fue detenido por Lara a 15 yardas de las diagonales.
Descanse en paz.

Deja un comentario