APLAUSO Y SILBIDO

Deportivo

Por Ricardo García Estrada

• Cheyennes erráticos
• Bien en la segunda parte
• Carencia de semilleros

Como consecuencia de sus fallas ofensivas y defensivas, sobre todo en los dos primeros cuartos, así como su tardía reacción, los cheyennes de la Escuela Superior de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (ESIME) Zacatenco del IPN fracasaron en su intento de vencer a los linces de la Universidad del Valle de México (UVM), sus verdugos en ese encuentro.
Lo anterior tuvo lugar en el Estadio Wilfrido Massieu del IPN, al concluir la tercera fecha del torneo 2017 de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano, categoría intermedia, Conferencia Uno.
Luego de la remontada del Club Barcelona de España, frente al París Saint Germain, en el futbol soccer de Europa, los cheyennes parecían estar en camino de hacer lo mismo contra los linces, quienes en el primer tiempo tenían ventaja de 34-7.
Sin embargo, la horda de Zacatenco sacó la casta en la segunda parte para anotarle nada menos 28 puntos a sus adversarios, insuficientes para doblegar pero más decorosos en el marcador.
Los cheyennes estaban siendo apaleados, en parte por sus deficiencias en de su defensiva terrestre y de pases. Y esos 47 puntos que recibió fueron producto de esas fallas, sobre todo de tackleo.
Varias veces Johan López, quarterback de los linces, estuvo a punto de ser detenido atrás de la línea de golpeo, pero logró salir de sus apuros aprovechando la inefectividad de los tackleadores de verde y blanco.

Comparaciones

Después del juego, el entrenador en jefe de la escuadra derrotada, Roberto tepo Ríos, dio su versión sobre ese resultado:
“No hay nada mejor que ganar, pero reconocemos que tuvimos muchos errores y que estamos compitiendo con uno de los mejores programas de futbol americano, que se caracteriza por el talento de sus jugadores y la oferta académicaque tienen, entre otras ventajas”.
-Ustedes tienen también jugadores con talento y la oferta educativa que ofrece el Instituto Politécnico Nacional es grandiosa e incomparable…
“Sí claro, el Instituto es una enorme tradición, pero no hay accesos directos para los jugadores que desean estudiar en alguna de sus escuelas. Para tener ese derecho primero debenaprobar el examen de admisión y si lo aprueban se quedan.
“En cambio hay chavos en la UVM a quienes les ofrecen una carrera haciendo trámites más sencillos.A pesar de ello, nos satisface que el 70 por ciento de los jugadores de nuestro equipo son alumnos de diferentes escuelas del Instituto”.

Urgen refuerzos

Roberto Ríos dijo en otro tema que la tradición de los cheyennes, que existe desde los inicios de la década 50 del siglo pasado, “es la más grandiosa en el futbol americano y un símbolo en el IPN y representa al mismo tiempo a la escuela de ingeniería más grande del Instituto.
“Les comento a mis jugadores que deben sentirse orgullosos de pertenecen a un gran equipo, por lo que deben esforzarse en su preparación y en los juegos para no perder la tradición ganadora de los cheyennes”.
Roberto Ríos reveló que los cheyennes han pasado desapercibidos en algunas etapas de su existencia, “al no proporcionarnos las autoridades la ayuda que requerimos para fortalecer nuestro programa de futbol americano.
“Somos semillero directo de los burros blancos en categoría mayor y por lo tanto requerimos reforzarnos en categoría intermedia, lo que hace necesario que contemos con equipos infantiles y otro juvenil”.

Deja un comentario