Realidad virtual: ¿una nueva dimensión en el aprendizaje?

Universidad en el mundo

REINO UNIDO

¿Ayudará a los estudiantes en el campus y en línea a aprender más, y más barato?

Última parte

Se puede perdonar a los académicos por estar escépticos acerca de las afirmaciones de que una nueva ola de tecnología está a punto de superar la educación superior. A su vez, Neil Morris, quien ha trabajado sobre ambientes de aprendizaje virtual como director de aprendizaje digital en la Universidad de Leeds, no está convencido de que la Realidad Virtual dentro de los Moocs tendrá algún impacto en las tasas de terminación. “No creo que incluir actividades innovadoras tales como la Realidad Virtual dentro de los Moocs tenga impacto en las tasas de terminación”, dice. “Un amplio rango de factores influencian la terminación de los cursos en línea para el aprendiz, incluyendo la duración del curso, las metas de aprendiz y su experiencia en línea, el involucramiento del aprendiz en discusiones, la interacción con el instructor y las oportunidades de acreditación”.
El costo de los visores también significa que, al menos por ahora, la Realidad Virtual probablemente estará más allá de los medios de aquellos que no pueden permitirse el acceso a la educación superior, aunque Dan Whelan –creador de Immersive VR Education, una compañía situada en Waterford, la más vieja ciudad de la República de Irlanda, ve los cursos en Realidad Virtual como una alternativa más barata para quienes podrían ser estudiantes internacionales en países como China, que por otra parte pagarían un alto precio por estudiar en el extranjero.
Si los entornos virtuales de Whelan se ven como un montón de trabajo a crear, hay alternativas sencillas para los académicos que desean dar a sus estudiantes una leve prueba de algo que no pueden experimentar en el campus. Por ejemplo, cámaras de 360 grados ya están asequibles –a unos cientos de libras– y mientras algunos batallan para crear un efecto 3D, pueden ser usadas para filmar un video envolvente que los estudiantes pueden visualizar en sus teléfonos a través de equipos de Realidad Virtual baratos.

Como si fuera real

En junio, Sarah Jones, jefe de Medios y Artes en la Universidad Coventry, mostró a estudiantes paramédicos del primer año un video de 360 grados de una persona que se colapsó enfrente de ellos y fue atendida por un paramédico. “Sintieron que era real, dijo. “Los ayudó a darse cuenta de lo que era afrontar eso”.
También ayudó a crear un video de 360 grados desde dentro de una marcha anti austeridad, para preparar a los estudiantes de periodismo para la información de campo. “Hablé con la gente de la universidad y pregunté: ¿cuál es la experiencia que sus estudiantes necesitan?..”.
Pero para realmente impulsar el aprendizaje por Realidad Virtual, los estudiantes necesitan ser capaces de tener una conversación en el entorno virtual, considera. “Uno de las preocupaciones es que la Realidad Virtual al momento es una bastante singular experiencia… se necesita ir más al fondo de ello”, dice. Pero las compañías como Facebook van presionando con planes que permitan a los usuarios a socializar en Realidad Virtual, “eso cambiará” y eventualmente los estudiantes llegarán al punto que puedan sentirse “sentados en la Luna y hablando de Física”.
Con las más grandes compañías mundiales de tecnología apostando millones de dólares a la Realidad Virtual. Las posibilidades para que juegue un papel en la educación son “infinitas”, de acuerdo con Shalley Minocha, profesor de tecnologías del aprendizaje y computación social en la Open University que ha ayudado a crear a Google sencillas experiencias de Realidad Virtual que permiten a los profesores mostrar a los alumnos los bancos de coral o la superficie de Marte a través de sus teléfonos.
Hay una plétora de áreas en donde la Realidad Virtual puede ser usada. Entre ellas campos de batalla, viajes virtuales para estudiantes discapacitados y programas de entrenamiento para carreras en las cuales los practicantes igualmente confrontan desastres naturales como inundaciones, sismos o huracanes.
Finalmente, el éxito o fracaso de la Realidad Virtual en Educación dependerá de si el amplio proyecto de Realidad Virtual despega, pero nadie sabe cuán rápidamente la tecnología puede captarlo; el Informe Goldman Sachs predice que el mercado general de Realidad Virtual puede valer dondequiera desde 23 billones de dólares a 182 billones de dólares para 2025.
Todavía hay, por ejemplo, muchos temas técnicos por ser planchados con la siguiente generación de equipos de visión virtual. Mis ojos se sienten secos después de un largo período dentro de la sala de conferencias de Realidad Virtual, y el auricular aplasta ligeramente mi nariz. Y después está el costo. Aquellos que esperan por una revolución virtual en la educación superior, asumen que el precio de la tecnología recaería significativamente para el consumidor en los siguientes cinco años, y hay pocos signos de que este sea el inicio para comenzar, como fue para las otras nuevas tecnologías, como la computadora personal. Los estudiantes pueden incluso terminar trayendo sus propios auriculares a las conferencias, como lo hacen ahora con las computadoras portátiles, Pero por ahora, proporcionar a los laboratorios o auditorios con visores sigue siendo una gran inversión.
Luego está la persistente duda de que, usada torpemente o simplemente por su propio bien, la Realidad Virtual podría abrumar a los estudiantes, distraerlos de la necesidad de aprender cosas que no son visuales y dejarlos con el tipo de recuerdos equivocado.
Personalmente, recuerdo vívidamente las cosas que aparecieron en la conferencia del astrofísico norteamericano Neil deGrasse Tyson, explicando la historia de la Ciencia –el crujir del demonio, la inclinada Torre de Pisa, las hadas volando encima de los hongos– mucho de que lo me ha ocurrido en la vida real desde entonces. ¿Pero lo que realmente dijo Tyson acerca de la Historia de la Ciencia? No lo recuerdo.

¿Es ver creyendo? Los peligros potenciales de usar Realidad Virtual para enseñar historia

El potencial de utilizar la Realidad Virtual cuando se enseña a los estudiantes sobre algo físico y visual –cuerpos, moléculas, excavaciones arqueológicas o algo así– parece claro. Pero también hay intentos de crear experiencias históricas, basadas en fuentes originales, que levantan un número de preguntas acerca de si y cómo debe enseñarse la Historia en Realidad Virtual.
Easter Rising: Voice of a Rebel es un proyecto de la BBC. Lleva al observador al Dublín de 1916 para experimentar el levantamiento contra la ley británica. El contenido histórico es una narrativa de Willie McNeive, quien tomó parte de la rebelión a los 19 años y que registró sus memorias en cinta en los años 1970.
El espectador escucha los recuerdos de McNeive mientras es transportado en una creciente situación peligrosa a medida que el levantamiento se desarrolla. El mundo en torno al espectador no está diseñado para parecer realista, está hecho en un modo estilizado, como pintado con pinceladas gruesas y parpadeantes. El efecto es cautivante, pero los recuerdos que le deja no son los de la voz de McNeive –la fuente histórica original– sino de partes de la experiencia que se ven más interactivas y excitantes, como mirar a través de cristales rotos a las tropas británicas, o agacharse detrás de una esquina para evitar ser baleados.
La compañía Immersive VR Education también ha creado un documental ganador que permite a los usuarios experimentar el aterrizaje lunar del Apolo 11.
La experiencia es una mezcla de la histórica (abre con el famoso discurso de John F Kennedy en 1961, prometiendo poner a un hombre en la Luna al terminar la década), la hiperrealista (en un punto usted está sentado junto a un alucinantemente realista Buzz Aldrin en una cabina de cohete meticulosamente recreada) y lo emocional, con música destacando los efectos virtuales. “Es una pieza inspiradora, basada en hechos”, dice Whelan. Reporta que algunos espectadores lloraron de emoción.
Pero admite que la experiencia es tan efectiva y poderosa que puede impactar en los recuerdos de la gente como la “verdadera” versión de lo que ocurrió en el Apolo 11. Más generalmente, con la historia en la Realidad Virtual “la gente podría ver cosas que ve en realidad virtual como hechos. Podría desviar sus ideas de la Historia”, reconoce. Mucho del estudio de la Historia es acerca de vivir con un panorama fragmentado e incompleto del pasado. Pero la verdadera naturaleza de la Realidad Virtual, en común con recreaciones de la Historia en películas es que las brechas en el conocimiento se completan tan vívidamente como sea posible… El deber, de acuerdo con Whelan, sería que los mismos profesores sean honestos acerca de cuánto es realmente conocido y cuánto la experiencia Realidad Virtual es la reconstrucción de una evidencia informada. Pero si la memoria de quien la ve sería capaz de volver sobre la experiencia Realidad Virtual y separar lo real de lo especulativo, debe ser una pregunta abierta.

(Tomado de The Times Higher Education –David Matthews–, 2017).

Deja un comentario