La U Centroeuropea de Budapest

Universidad en el mundo

La reciente aprobación en el Parlamento de Hungría de una ley restrictiva sobre universidades extranjeras puede afectar gravemente la viabilidad de la Universidad Centroeuropea (CEU) de Budapest. Esta ley exige que todas las universidades extranjeras que tengan actividad en territorio húngaro posean un campus en el país de origen. Esta universidad, acreditada en Nueva York y con títulos válidos en los Estados Unidos (y en Hungría), no tiene campus en el país norteamericano. La nueva ley, pues, la puede abocar al cierre. La Universidad de Barcelona, ​​al igual que otras universidades catalanas, tiene convenios con la Universidad Centroeuropea que se han desarrollado de forma plenamente satisfactoria.
La Universidad de Barcelona cree firmemente que la función universitaria sólo se puede ejercer, en toda su plenitud, en un marco normativo que ampare los derechos y las libertades fundamentales, entre los que están los de libre expresión, reunión, prensa, asociación y, también, la libertad de cátedra. A su vez, corresponde a las universidades contribuir a defender y promover estos derechos cívicos, individuales y colectivos.
Las instituciones universitarias aportan a las sociedades democráticas conocimiento, diálogo y reflexión, contribuyen al respeto por la diversidad y promueven el libre debate de las ideas. Sin duda, Budapest, Hungría y Europa echarían de menos un polo de conocimiento, discusión y civismo como es la Universidad Centroeuropea.
La Universidad de Barcelona manifiesta su solidaridad con los profesores, estudiantes y personal de la Universidad Centroeuropea, y también expresa su preocupación por el desarrollo y la puesta en práctica de la nueva legislación húngara y su repercusión en la eventual desaparición de la CEU, que sólo puede tener efectos negativos. Deseamos que la CEU pueda continuar desarrollando su valiosa tarea y permanecer como una más de las instituciones que conforman la comunidad universitaria europea.
(Tomado de Universidad de Barcelona, abril de 2017).

Deja un comentario