Se inauguró la primera etapa del Ecocampus BUAP

Portada

Fue puesta en marcha la primera etapa del Ecocampus BUAP de la Autónoma de Puebla

Siendo único en su tipo en toda Latinoamérica, fue inaugurada la primera etapa del Ecocampus BUAP en Valsequillo, Puebla, un proyecto integral que impulsará la investigación científica para la innovación con visibilidad internacional, señaló Alfonso Esparza Ortiz, rector de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, tras cortar el listón inaugural.
Al poner en marcha el Ecocampus el pasado 27 de abril, el dirigente universitario afirmó que éste es un espacio para tareas científicas multidisciplinarias de alto nivel, donde se impulsará un modelo de restauración ambiental para generar innovadoras dinámicas de desarrollo, con el uso de tecnologías limpias que permitan la continuidad de los procesos naturales del territorio, materializando así un nuevo modelo de educación global.
Este nuevo campus marcará una pauta en la vida universitaria, aseguró, al concurrir el avance de la investigación científica y tecnológica con la preservación del entorno para un desarrollo sustentable, además de que el trabajo multidisciplinario potenciará el impacto de los proyectos y alojará a grupos y líderes de investigación de alto nivel de todo el mundo.
Asimismo, se impulsará un modelo de internacionalización basado en la identificación de grupos líderes que han superado los estándares nacionales, quienes se han comprometido a formar estudiantes de alto desempeño y a desarrollar productos científicos de calidad.
Para alcanzar estos estándares, dijo, se utilizará el Marco Europeo para la Planeación de la Carrera Científica, con el fin de lograr la competencia internacional que establece niveles y funciones, que van de R1 a R4. El nivel R4 corresponde a investigadores reconocidos internacionalmente en su campo y que generan conocimiento de frontera.
En la inauguración de la primera etapa del Ecocampus BUAP acompañó al rector Jocelyne Gacel-Ávila, coordinadora general del Observatorio IESALC-UNESCO sobre Internacionalización y Redes de la Educación Terciaria en América Latina y el Caribe, quien tras conocer sus instalaciones lo consideró un caso único en México y América Latina, en la materialización del nuevo modelo de educación: la investigación con grupos multidisciplinarios e internacionales sobre temas globales.
Cabe decir que entre las líneas de investigación que los investigadores universitarios desarrollarán en el Ecocampus BUAP se encuentran el desarrollo de sistemas y prototipos para el aprovechamiento de la energía solar, aplicaciones diversas de nanomateriales y nanoestructuras, manejo agroecológico de sistemas, sustentabilidad de los sistemas rurales y urbanos, así como manejo de suelos y agro ecosistemas, contaminación ambiental y riesgo social, entre otros.
Pero no sólo eso, sino que de la mano de estas investigaciones se impartirán diversos programas académicos, entre ellos las maestrías y doctorados en Ciencia de Materiales, en Física, en Dispositivos Semiconductores y en Ciencias Químicas, así como las maestrías en Manejo Sostenible de Agroecosistemas y en Tecnologías Avanzadas en Fisicoquímica de Materiales.
Las Unidades Académicas que tendrán presencia en el Ecocampus BUAP son el Instituto de Ciencias, el Instituto de Física Ing. Luis Rivera Terrazas, la Facultad de Ciencias Físico Matemáticas y la Facultad de Ciencias Biológicas.
Así las cosas, el nuevo campus de la BUAP es un un centro científico avanzado, con inmuebles amigables con el ambiente que cuentan con cisternas de recolección de agua pluvial, biodigestores, sistemas de alarmas de intrusión, video-vigilancia y detección de humos, mientras que los 36 laboratorios de este clúster de investigación disponen de sistema de voz y datos, infraestructura y equipos de punta.
Adicionalmente, las aulas cuentan con equipos de proyección y mobiliario para las actividades de enseñanza-aprendizaje, y para favorecer la presencia de destacados científicos mexicanos y extranjeros, las instalaciones incluyen un Claustro Exlibris, así como áreas de alojamiento, pensado para potenciar el trabajo científico a través del intercambio de ideas.
“Somos lo que la ciencia ha generado y aún tenemos mucho más por alcanzar. De ahí que sin un presupuesto suficiente que apoye las tareas científicas y tecnológicas, nuestro país está condenado a seguir siendo una nación maquiladora, en la que el talento de su gente sólo se ocupe de ensamblar productos cuyas patentes y licencias pertenecen al extranjero”, afirmó Alfonso Esparza.
Por ello, continuó el rector de la BUAP, “la mejor apuesta que podemos hacer es por la ciencia y la tecnología. Es necesario impulsar una política de largo plazo que incremente de manera sustantiva los apoyos destinados a detectar, alentar y respaldar las vocaciones científicas, así como brindar apoyos a proyectos de frontera”.

Deja un comentario