APLAUSO Y SILBIDO

Deportivo

Por Ricardo García Estrada

• Manteles largos en Chapingo
• Su Carrera del Tennessee en 1945
• Embestida a equipos de la UNAM

Con motivo de sus 80 años, la Universidad Autónoma Chapingo (UACH), que en otras épocas fue la Escuela Nacional de Agricultura (ENA) está de manteles largos y por ello, ha estado llevando a cabo algunos eventos de futbol americano para conmemorar el acontecimiento.
Hasta ahora la UACH organizó la ceremonia inaugural de la temporada infantil 2017 de la Organización Nacional Estudiantil de Futbol Americano (ONEFA), así como el tradicional encuentro veteranos-novatos de los toros salvajesde categoría mayor, en su Estadio José palomo Ruiz Tapia.
Se realizarán este año en el mismo coliseo, entre otros juegos, el que sostendrán el equipo anfitrión y las águilas blancas del IPN, el 9 de septiembre en el marco de la segunda fecha de la temporada mayor de la ONEFA. Además, la próxima edición del Tazón Azteca también tendrá por sede el emparrillado de la UACH.
Será la segunda vez en la historia del bowl mexicano en el que Chapingo cumpla una misión específica, después de que el 19 de diciembre de 1970 el entrenador en jefe de los bovinos, Miguel mike Cervantes (+), condujo a la escuadra tricolor a un triunfo de 7-6 frente a Mesabi State Junior College, en el Estadio Azteca.

Sin puntos en contra

Los toros salvajes iniciaron sus aventuras en este deporte a finales de los años 30 del siglo pasado, haciéndose cargo de ellos Miguel Tomassini (+), quien los guió en 1945 a la obtención del título de segunda fuerza (lo que es hoy categoría intermedia), sin anotaciones en contra, contra los siguientes rivales:
Lobos del Club Aztlan, 33-0; Club Cash, 14-0; Leyes de la UNAM, 22-0; Asociación Cristiana de Jóvenes (YMCA por sus siglas en inglés), 7-0; Ingeniería de la UNAM, 7-0, IPN, 8-0 y Club Orsos, 19-0.
El calificativo con el que se identifica en el deporte de las tackleadas a un equipo campeón sin recibir anotaciones, surgió en 1939 cuando los voluntarios de Tennessee, de la División I-A de Estados Unidos, conservaron sus diagonales limpias.
En los años 60, la escuadra de Chapingo se coronó dos veces al hilo, bajo la conducción de Miguel Cervantes y César Luque (+), ex astros de los burros blancos del IPN y Jugadores del Año en 1953 y 1956, respectivamente, aunque sin hacer la Carrera del Tennessee.
Eso sucedió, al parecer, en el torneo de la Asociación Mexicana de Futbol Americano (AMFA), al empatar 6-6 con los cheyennes de la Vocacional Dos del IPN e imponerse 8-6 a Ciencias Químicas-Veterinaria de la UNAM en el estadio de la Ciudad Universitaria, en 1963 y 1964, respectivamente.

Cerca y lejos del trono

Ambos campeonatos les abrieron a los toros salvajes las puertas de liga mayor, nivel en el que debutaron en 1964 y desde entonces han dejado constancia de su enjundia y disciplina, entre otras cualidades, pero no han ganado un gallardete, a pesar de estar cerca de esa posibilidad.
Ejemplo de ello sucedió en la primera temporada de la Liga Nacional (1969), llevada a cabo a dos vueltas en el estadio de la Ciudad de los Deportes con la participación además de tres representaciones del IPN: Águilas blancas de ESCA-ESIE, búhos de Medicina-Biología y cheyennes de ESIME-ESIA. También actuaron los borregos salvajes del ITESM y tigres de la UANL.
Chapingo logró el subcampeonato con marca de 8-2. Su par de tropiezos contra Medicina-Biología, 6-14 y 20-34, respectivamente, lo alejaron de la corona pero no del agrado de los aficionados que lo apoyaban desde la tribuna en cada una de sus actuaciones.
En 1970, la manada chapinguera retuvo el segundo lugar con récord de 6-2, al no poder quitar de su camino a los cóndores de la UNAM y águilas blancas, sus verdugos por 27-7 y 14-9.
Otra temporada inolvidable del orgullo de Texcoco fue la de 1971, en la que terminaron con 9-3 incluyendo en esta marca sus sonados éxitos a costa de los tres equipos de la UNAM: Águilas reales, 19-8; guerreros aztecas, 21-14 y los cóndores (contra todos los pronósticos), 14-8.
Al término de ese duelo, mike Cervantes fue paseado en hombros, pues haber derrotado al soberano invicto de 1970 ameritaba esa muestra de afecto.
Una década más tarde, el contingente mexiquense, con Roberto Brambila (+) sostuvo tres finales de la Conferencia Nacional de la ONEFA y derrotado en otras tantas, por los lobos plateados de la ESIA del IPN, 26-7; ola verde de la UPIICSA, también del Poli, 42-7 y panteras negras de la UAM, 10-7, en 1981, 1984 y 1985, respectivamente.
La caída más reciente de los toros salvajes de la UACH en una contienda por el título, en el máximo circuito, se produjo el año de 2015 frente a los tecolotes de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), 6-16, en la final del Grupo Rojo de la ONEFA.

La tragedia

Además de sus múltiples satisfacciones, entre ellas las antes descritas, este equipo ha soportado también amarguras originadas por la pérdida de algunos de sus grandes figuras, por ejemplo José palomo Ruiz Tapia, quien reunía todo lo necesario para convertirse otro fuera de serie, como otros de sus camaradas.
Sin embargo, su participación en la categoría superior concluyó contra su voluntad el 29 de octubre de 1965 en el juego nocturno entre su equipo y el Poli Guinda, cuyo resultado fue 6-6 en la Ciudad Universitaria.
En una jugada de poder, el palomo estuvo a punto de escaparse a touchdown, pero fue tackleado y al caer se golpeó la cabeza. Esto le produjo una conmoción cerebral de la que no se repuso, muriendo el primero de noviembre de ese año.
Como un recuerdo permanente de quien fuera novato del año de esa temporada, las autoridades de la UACH tuvieron a bien imponer a su estadio el nombre de José palomo Ruiz Tapia, originario de Mesquite Gordo, Michoacán.

Grandes coaches

Los logros de los toros salvajes en el futbol americano reflejan la dedicación de quienes han transmitido sus conocimientos a quienes han portado la vestimenta azul y plata, en épocas diferentes.
Además de Tomassini, Cervantes, Luque y Brambila, otros entrenadores han pisado la caja de coacheo esa escuadra que está de plácemes. Por ejemplo Manuel vieja Estañol y Gilberto coqueta Pineda, jugadores-fundadores del equipo de la UNAM en 1927.
Así como Austreberto popy Montaño, ex tackle de los pumas; Delmiro turco Bernal (pumas), Felipe Ángeles (cheyennes del Poli Blanco) y Mauricio Sosa (Chapingo).
Merecen ser recordados asimismo entrenadores asistentes, como Juan Álvarez, Javier peluche Martínez, Alberto chivo Córdova, Eric Romero, René Núñez, Jorge paisa Guzmán… Ahora son los tiempos de Sergio Olvera, ex corredor de lujo del Club Redskins de Lomas Verdes y águilas blancas, quien ha cumplido hasta ahora una positiva labor como estratega, por lo que existe confianza en que sabrá llevar a los suyos al sitio de altura que merecen.

Deja un comentario