APLAUSO Y SILBIDO

Deportivo

Ricardo García Estrada

• Acontecimiento perdurable
• Brillante época de 1933 a 1967
• 41 campeonatos en 90 años

El surgimiento del futbol americano en la UNAM, en 1927 (hace nueve décadas), es uno de los máximos acontecimientos que han perdurado en la institución, quizá sin imaginar sus impulsores que ese suceso la transformaría en un sólido pilar de este deporte a nivel nacional.
Los inicios y consolidación de esta disciplina no resultaron sencillos, menos tratándose de una actividad desconocida en México. Sin embargo, los universitarios involucrados en esa aventura aprendieron sus reglas y técnicas para competir y lograr resultados satisfactorios, a partir del primer lustro de los años 30 del siglo pasado.
Entre 1933 y 1944 el equipo de la Universidad impuso sus condiciones para adjudicarse 12 galardones consecutivos, antes de obtener otros 10 entre 1946 y 1967 para un total de 22 coronas en su primera época, antes de la aparición de las águilas reales, cóndores y guerreros aztecas.
El primer equipo de la Universidad, que en esa época se identificaba con el apodo de osos, estuvo formado por los estudiantes Marcelo Andreani, quarterback; Silvio Hernández, fullback, Gilberto coqueta Pineda y Jaime loco Roberts, halfbacks; Óscar Gavaldón y Armando González, alas; Luis mumúMéndez y Luis Montes, tackles; Luis Castillo y Luis Hernández, guardias y Manuel vieja Estañol, centro.
Mención especial merecen los entusiastas hermanos Leopoldo y Roberto Noriega, primeros en introducir el futbol americano en su Alma Máter.
En la conquista de su primer campeonato, el equipo que tendría por sede la Ciudad Universitaria estuvo dirigido por el estadunidense Reginald Root. Su presencia en México y la de otros entrenadores procedentes de Estados Unidos que cooperaron en el engrandecimiento de los futuros pumas, fue posible gracias a Arthur Constantine, periodista estadunidense que mantenía relaciones con compañías petroleras establecidas en nuestro país.
Eso le facilitó a Constantine obtener recursos económicos de dichas empresas, para adquirir utilería y pagar los suelos de Reginald y otros cuatro de sus compatriotas que hicieron soberano al equipo, en el siguiente orden:
• Converse Killculler, en 1934;
• Millar dixie Howell, 1935;
• Charlie Marr, 1936 y 1937; y
• Bernie A. Hoban, 1941, 1943 y 1944.
Después de ellos, encumbraron los pumas:
• Gonzalo viejo Flores, en 1938;
• Ernesto Agapito Navas, 1939 y 1940; y
• el gran Roberto Méndez, en 1942, 1946, 1947, 1951, 1952, 1956, 1957, 1959 y 1961.

La era de Manuel Neri

Manuel Neri es otro destacado coach de los felinos de la UNAM, quien los encaminó a dos campeonatos. Por esto y otros logros es un símbolo dentro y fuera de su Alma Máter.
En 1965 el coach hidalguense relevó con creces a su maestro, el tapatío Méndez, en un momento muy difícil para el equipo ocasionado por sus temporadas derrotistas en 1962, 1963 y 1964.
Tras el subcampeonato de 1965, Neri llevó invictos al título a los felinos, en 1966 y 1967, considerado este último año como el mejor de la horda dorada en su historia.
Así lo avalan sus triunfos contundentes contra los borregos salvajes del Tecnológico de Monterrey, 62-0; toros salvajes de Chapingo, 20-8 y 34-0, búhos del Poli Guinda, 52-0; cheyennes del Poli Blanco, 14-7; tigres de la UANL, 69-14 y selección burros blancos del IPN, 36-0.
La segunda etapa de los pumas, de 1998 a la fecha, dista mucho de la primera con el registro de sólo cuatro campeonatos en los certámenes de 2008 y 2010, en la Conferencia Centro de la ONEFA; 2013 y 2014, en la Conferencia Los Ocho Grandes de la misma liga.

Otros coaches monarcas

En estos 90 años de futbol americano de la UNAM, no puede pasar desapercibida la grandeza de otros equipos campeones de la institución en liga mayor, por ejemplo los cóndores, amos y señores invictos en 1970 con Manuel Neri.
Tiempo después Diego García Miravete convirtió al mismo escuadrón en monarca durante nueve campañas (1978, 1979, 1980, 1983, 1984, 1985, 1986, 1990 y 1991), para empatar la marca de Roberto Méndez con la misma cantidad de galardones.
También Arturo Alonso hizo campeones a los osos de la Escuela Nacional de Estudios Superiores (ENEP) Acatlán, luego de vencer a los cóndores por 17-10 en 1987.
Julio González hizo lo mismo con los guerreros aztecas en la Conferencia Nacional de la ONEFA-1995 (superaron en la final19-17 al ITESM Estado de México), así como Mario Hernández Verduzco, Luis Becerril y Enrique Zapata con el equipo de Acatlán en la misma conferencia, en 1999 (34-22 a los gamos del CUM-DES); 2003 (27-13 a Guardias Presidenciales) y 2013 (45-38 a los lobos de la UAC).
Todos estos equipos y coaches que en nueve décadas han cosechado para la UNAM 41 campeonatos en categoría mayor, sin importar la Conferencia en la que han participado, merecen el reconocimiento de todos los universitarios en este año tan especial.

Deja un comentario