La U de Colima aceptó a una gran cantidad de aspirantes en sus tres niveles educativos

Noticias

Para el semestre escolar agosto 2017 – enero 2018, la Universidad de Colima (UdeC) aceptó a 5 mil 172 alumnos en educación media superior, lo que representa nuevamente la aceptación del cien por ciento de quienes cumplieron los requisitos establecidos para estudiar en uno de los 33 bachilleratos de esta casa de estudios.
Mientras tanto, en el nivel de posgrado la institución aceptó a los 133 aspirantes que cumplieron con los requisitos, lo que es igual al cien por ciento. En este caso se incluyen los 9 programas de posgrado que se encuentran registrados en el Padrón Nacional de Posgrados de Calidad del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACYT) que en este año convocaron para primer ingreso.
Empero, cabe señalar que en posgrado se declararon desiertas las convocatorias de tres programas educativos, ya que no se cumplió con el mínimo de solicitantes establecido en la convocatoria específica.
En cuanto al proceso de admisión en Educación Media, comentó Carlos Eduardo Monroy Galindo, coordinador general de Docencia, “la Universidad de Colima mantuvo su compromiso con el Sistema Nacional de Bachillerato (SNB) en términos de los criterios de calidad relacionados con el número de estudiantes por aula, máximo de 48, para los planteles en niveles III y IV, así como de 45 o menos para los planteles en el nivel II o en tránsito del III al II”.
A la UdeC le interesa cumplir los requisitos del SNB, sistema al que pertenecen casi todos los bachilleratos de esta casa de estudios, recordó Eduardo Monroy, “porque les conviene a los alumnos, ya que les permite asegurar que sus profesores están capacitados, que además podrán buscarse recursos extraordinarios para mejorar las instalaciones, que los planes de estudio están revisados y actualizados de forma permanente y que hay programas especiales de apoyo para tutorías, asesorías y de acompañamiento para alumnos con problemas de rendimiento escolar”.
Como en otros años, señaló, el turno más demandado fue el matutino y los bachilleratos más solicitados fueron el 1, 2 y 4. En este sentido, Eduardo Monroy recordó que “la calidad es la misma en todos los planteles de la Universidad” y que el plan de estudios es el mismo.
En este contexto, hay que resaltar, manifestó Monroy Galindo, que a nivel estatal la Universidad de Colima atiende a más del 50 por ciento del total de la demanda de educación media superior.
De esta forma, quienes aparecieron en las listas debieron inscribirse ya al plantel que les correspondió, en los tiempos establecidos, obtener sus horarios y prepararse para el inicio del semestre, el cual da inicio hoy lunes 7 de agosto.

Nivel superior

En su reciente proceso de admisión, la UdeC aceptó a nivel superior a 8 de cada 10 aspirantes, por lo que este año escolar recibirá a 3 mil 415 alumnos en los 64 programas de licenciatura de las 30 escuelas y facultades que la institución tiene en los cinco campus.
Esta cifra, que incluye a los aceptados en una segunda opción, representa alrededor de un 76.5 por ciento de los 4 mil 464 alumnos que completaron su proceso, dijo Carlos Eduardo Monroy, coordinador general de Docencia de esta casa de estudios.
Para este año, explicó el funcionario, se decidió incluir una segunda opción desde un principio, porque el año pasado, cuando estas opciones se manejaron de manera posterior a la entrega de resultados, se complicó el proceso, por lo que esta vez desde que el aspirante se inscribió tuvo la oportunidad de señalar una segunda carrera a la que deseaba ingresar.
Como en otras ocasiones, las carreras más saturadas fueron Medicina y Derecho mientras que las de menor demanda fueron Filosofía y Lingüística. En Medicina, 474 aspirantes compitieron por 120 espacios, por ejemplo.
Pese a que no pudieron entrar todos los que completaron el proceso, en licenciatura “la Universidad de Colima acepta a 8 de cada 10 aspirantes, algo que pocas universidades públicas del país han logrado”, aseguró Monroy Galindo.
Aceptar más alumnos, dijo el coordinador de Docencia, implica fuertes inversiones no sólo para crecer en espacios, en talleres, laboratorios, centros de cómputo y en aulas, un gasto que ocurre sólo una o dos veces, sino también para pagar profesores, que es un gasto permanente.
Además, explicó que “la Universidad debe mantener la pertinencia de los programas para que su oferta no genere demasiados profesionales en ciertas áreas en las que al final no van a tener trabajo. No es obligación de la institución cuidar que haya trabajo, pero sí tiene que estar calculando si hay un mercado laboral o si éste se satura”.
Este año escolar, finalizó Eduardo Monroy, la UdeC “está recibiendo a casi 9 mil nuevos estudiantes en licenciatura, bachillerato y posgrado, y está teniendo sus aulas al máximo posible en que se pueden tener. Se están aprovechando todos los recursos, toda la infraestructura a su máximo potencial y cada año encontramos la manera de crear 100, 150 lugares adicionales, aquí o allá, concursando por infraestructura y por recursos humanos. Además, la universidad ha crecido en un 9 por ciento en los últimos años”.

Deja un comentario