Lid y luz de Veracruz

Entre Pasillos

JOSEFINA GALLARDO

La Universidad Veracruzana (UV) da ejemplo de transparencia en su proceso rectoral 2017. La Junta de Gobierno designará el próximo 30 de agosto a quien será el rector o rectora de la institución para los próximos cuatro años y se cuenta con un micrositio en la página universitaria que incluye la lista de aspirantes, sus datos curriculares y programas de trabajo, puntos comparativos, calendario, hasta el ABC para comprender cómo se lleva a cabo este proceso y los resultados de una encuesta hecha acerca de las funciones sustantivas y los problemas que enfrenta la UV.

Los aspirantes son: Jorge Manzo Denes, Manlio Fabio Casarín León, Sara Deifilia Ladrón de Guevara González, Josué Cortés Zárate, María del Rocío Ojeda Callado, María Esperanza del Rocío Córdova Plaza y Ragueb Chaín Revuelta, de acuerdo con el orden en que iniciaron su inscripción al proceso.
¿A qué se enfrentan? A un enorme adeudo en el subsidio que el gobierno del estado, por ley, debe otorgarle. El ex gobernador Javier Duarte quedó a deberle más de 2 mil 388 millones de pesos y es urgente sanar financieramente a la institución.
Pero cada aspirante ha expuesto su visón institucional y de acuerdo con la legislación universitaria, se tomarán en cuenta dos aspectos fundamentales: el bien de la universidad y las características de cada candidato.Veamos:
Ragueb Chain Revuelta cursó la licenciatura en Psicología en la Universidad Veracruzana, con un doctorado en Filosofía y Letras por la Universidad Autónoma de Barcelona, España, y un posgrado Universidad Oberta de Catalunya. Fue presidente de la Junta de Gobierno en 2001, así que conoce perfectamente cómo deben ser presentados los programas de trabajo y cómo afrontar una entrevista ante los nueve electores para convencer al menos a seis de ellos. Por añadidura, en los corrillos universitarios se habla que es cercano al actual gobernador Miguel Ángel Yunes y que cuenta con el apoyo del líder sindical del FESAPAUV, Enrique Levet. Desde su punto de vista, hace falta visón y más imaginación en la conducción de la UV.
Sara Deifilia Ladrón de Guevara González, antropóloga especializada en Arqueología y desde 2013 funge como actual rectora, cursó su doctorado en Antropología en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM. Sus cuentas son muy positivas, pues a pesar de haber navegado contracorriente, la Universidad Veracruzana sigue siendo una de las instituciones de educación superior emblemáticas para el país, con problemas no muy diferentes a los de otras instituciones. Para este proceso de designación, ella es el blanco a tirar y también es quien ha recibido el mayor número de críticas, pero también de apoyos.
Manlio Fabio Casarín León es licenciado en Derecho con posgrado en Universidad de Salamanca, España y fue director de la Facultad de Derecho. Para él, la Universidad Veracruzana tiene la responsabilidad de generar sinergias con los tres niveles de gobierno y con la sociedad civil para la obtención de recursos, ya que los ciudadanos lo último que quieren es escuchar el argumento de que “no hay dinero”. Por tanto, destaca su idea de la urgencia de generar recursos propios, aunque no queda muy claro el cómo.
Jorge Manzo Denes tiene la licenciatura en Biología en la Universidad Veracruzana y un doctorado en Ciencias Fisiológicas por la UNAM, igualmente se pronuncia por la diversificación de fuentes de financiamiento para la institución y en los corrillos universitarios se le distingue como una académico serio, pero del que no es aún su tiempo para ser capitán,
María del Rocío Ojeda Callado con doctorado en Comunicación por la Universidad Veracruzana y ex directora de la Facultad de Comunicación, plantea que las regiones de la UV que están fuera de Xalapa no son escuchadas por la Rectoría y no se sienten reflejadas en los programas institucionales que se implementan.“Pareciera que hay una universidad de primera y cuatro campus de segunda”. Plantea la descentralización de las Vicerrectorías para que tengan mayores facultades y no nada más sean “un gasto con funcionarios que no tienen capacidad de decisión”.
Josué Cortés Záratees ingeniero químico con un doctorado en Ciencias por el IPN y actual director del Instituto de Ciencias Básicas. Es crítico, pues señala que el Modelo Educativo Integral y Flexible aplicado en la Universidad Veracruzana los últimos 20 años, es un fracaso y acusa de haber sido objeto de zancadillas de la actual autoridad ante su decisión de participar en el proceso.
María Esperanza del Rocío Córdova Plaza, con licenciatura en Antropología Social en la Universidad Veracruzana y un doctorado en Ciencias Antropológicas por la UAM se distingue porque según los medios locales “intenta implantar en la institución una perspectiva de género”. Señala que no debe existir la reelección y que la UV tiene muchos años desvinculada de las demandas sociales de los veracruzanos las cuales deberían ser la guía del quehacer universitario por tratarse de una institución pública,
La disyuntiva es: ¿continuidad o cambio? Ambos pues creo que el cambio se ha manifestado en la forma en que se está llevando a cabo el proceso, al hacerlo abierto y transparente, la continuidad se dará en la designación final.

Deja un comentario