Distintos tipos de hoyos negros

Escribe en esta edición

Julieta Fierro

Es posible que quienes lean estas líneas sepan que los hoyos negros son astros dónde la atracción gravitacional es tan alta que ni siquiera la luz puede escapar de la superficie. Tal vez también conozcan que los hoyos negros se forman cuando las estrellas gigantes azules concluyen su evolución; al agotar su combustible nuclear se apagan y en menos de un segundo la estrella se colapsa, parte de la materia rebota y sale expulsada a una velocidad de 10 por ciento de la velocidad de la luz. En el centro de la antigua estrella gigante se forma un hoyo negro. La masa típica de estos hoyos negros es de diez masas solares y sus diámetros son de unos 30 km.
Sin embargo, existen otra clase de hoyos negros.
Nuestro universo comenzó su expansión hace 13 mil 800 millones de años, la densidad de materia era muy elevada y tenía in-homogeneidades de densidad, algunas fueron tan altas que se crearon distintos tipos de agujeros negros. Algunos llamados micro hoyos negros, tuvieron masas semejantes a la de la Luna y diámetros de 0.1mm. Estos objetos ya se evaporaron. Aunque suene extraño, Hawkings descubrió que los hoyos negros emiten radiación que lleva su nombre, los hoyos negros emiten energía, se evaporan. En la mecánica cuántica existe un efecto túnel que permite este tipo de contradicciones: de un hoyo negro nada se escapa; sin embargo, emiten radiación.
Durante el universo temprano, hace 13 mil 800 millones de años, también se formaron hoyos negros de unas 30 masas solares. Esta clase de hoyos negros pertenece a la categoría de los que se detectaron cuando un par colisionó produciendo ondas gravitacionales que se observaron a principios de año con el instrumento LIGO. Algunos científicos piensan que hoyos negros con masas cercanas a 30 veces la del Sol deben ser muy abundantes y podrían explicar la materia oscura del universo, la que mantiene unidos a los cúmulos de galaxias, que sin su presencia se evaporarían.
Además existen teóricamente los hoyos negros de unas mil masas solares y mil kilómetros de diámetro, que serían los responsables de que los núcleos de algunas galaxias sean tan brillantes. Resulta que si un astro se acerca a un hoyo negro antes de caer a su horizonte de eventos, su punto de no retorno se desintegra y forma un disco que gira en torno del objeto colapsado. Este se desplaza a velocidades tan altas que se friccionan sus gases y se calientan emitiendo rayos X, se llaman discos de acreción. Estos hoyos negros se forman por la fusión de astros, en las regiones centrales de las galaxias donde las densidades son muy elevadas.
Como si fuera poco existen agujeros negros en algunos de los astros más brillantes del cosmos: los cuásares. En sus núcleos existen hoyos negros súper masivos, de varios millones de masas solares y diámetros que llegan a ser centenares de veces más grandes que el sistema solar. Estos son núcleos de galaxias muy distantes, que emiten chorros de gas caliente que emana de los discos de acreción. Son muy importantes para los estudios astronómicos pues aunque estén tan alejados podemos analizar su radiación.
En el otro extremo de masas y dimensiones están los hoyos negros virtuales, éstos son tan poco masivos y viven tan poco tiempo que no afectan al entorno; su vida media es de 10-25 segundos. No sólo se forman en la alta atmósfera terrestre por el bombardeo de rayos cósmicos, sino también en aceleradores de partículas como el Gran Colisionador de Hadrones de la Organización Europea para la Investigación Nuclear, CERN por el francés Conseil Européen pour la Recherche Nucléaire (Consejo Europeo para la Investigación Nuclear).
Incluso hay quienes consideran que existe un número infinito de universos y que desde uno de estos universos paralelos, otros podrían ser hoyos negros; es decir, que nosotros podríamos vivir dentro de un hoyo negro, visto desde el punto de vista de otro universo.
Como habrán leído el Universo es rico en objetos misteriosos y sorprendentes. En fin, los hoyos negros dan mucho de que pensar, tanto desde el punto de vista de la Física como de la Astronomía.

Deja un comentario