APLAUSO Y SILBIDO

Deportivo

Por Ricardo García Estrada

• El título de hace 50 años
• Vergüenza, fuerza y vigor
• Los 18 que ya no están

Jugadores que participaron con los pumas de la UNAM en 1967, así como algunos de sus coaches, conmemoraron hace unos días el medio siglo del título que obtuvieron en aquella lejana temporada y que fue el último de su primera etapa competitiva, 1927 a 1969.
No hay que olvidar que a partir de 1970 y hasta 1997, la institución estuvo representada en el circuito superior de las tackleadas a través de cinco escuadras: águilas reales, cóndores, guerreros aztecas, osos y huracanes.
En 1998 comenzó una nueva era en el futbol americano de la Universidad Nacional con el retorno de los pumas (con el agregado de CU) y la aparición también de los pumas de la Facultad de Estudios Superiores (FES) Acatlán, ocupando el lugar que les perteneció a los osos de lo que fue la Escuela Nacional de Estudios Profesionales (ENEP) de la misma zona de Naucalpan.
El campeonato de 1967, conquistado en el Estadio de la Ciudad de los Deportes, se suma a los múltiples sucesos relacionados con la práctica del futbol americano en la UNAM a lo largo de nueve décadas, que se están festejando este año.
Es importante aclarar que los pumas cumplieron sus compromisos de 1966 y 1967 en el coliseo de Insurgentes, obligados por las obras que en esos años se hicieron al de la Ciudad Universitaria por su condición de sede inaugural de los Juegos Olímpicos de 1968.
La Casa Club del Académico fue el escenario ideal para festejar la coronación felina de hace 50 años. Ahí, Pedro Loredo Vera (25), safety y capitán de la horda dorada de entonces, dirigió el siguiente mensaje:
“Los éxitos de nuestro equipo en 1967 fueron producto de la vergüenza que nos ocasionaron las derrotas de 1963, así como la de 13-19 en el juego de campeonato de 1965 contra el Poli Guinda”.
Añadió que después de esas caídas, “nos llenamos de fuerza y coraje para levantarnos, sacar la casta y seguir luchando por la superación, como nos lo inculcaron nuestros coaches, para convertir a los pumas una vez más en el equipo competitivo y triunfador. Así sucedió en 1966 y1967, temporadas en las que nos coronamos sin derrota (frente a equipos mexicanos), con el esfuerzo de veteranos y novatos”.
Asimismo, el orador lamentó el fallecimiento de sus compañeros que intervinieron en la campaña de hace diez décadas, a quienes los asistentes a la Casa Club del Académico recordaron con un minuto de aplausos, como se acostumbra en el futbol americano de México.
“Los ausentes, precisó Loredo Vera, siempre estuvieron convencidos de que la unidad nos conduciría a la victoria, en un esfuerzo en el que hablaron nuestros entrenadores, para instruirnos, y el espíritu universitario. Ellos no están aquí presentes, pero sí en nuestros corazones”.
De los 73 jugadores que formaron parte de los pumas en el torneo de 1967, 18 de ellos emprendieron el camino de yardaje infinito, sin retorno, y son los siguientes:
Fernando Escudero (10), Jorge cacho Carriles (12) y Julio Alvarado (87), alas; Federico tuco Hernández Verduzco (17) y Eduardo Nava (36), halfbacks; Fernando García (38), fullback; Marco Antonio pelos Fariña (21), quarterback; Jorge Huerta (28) y Víctor Prieto (29), linebackers.
Miguel Silva (54), centro; Luis dado Rocha (60), Odilón Montero (61) y Raymundo Labra (62), guardias; Jorge cherokee González (69), Eduardo caracol Lozada (75), Daniel Serrano (76), Porfirio Sánchez Mirus (77) y Germán Bazán (78), tackles.

Día grandioso

Mientras tanto, el coach Manuel Neri Fernández, quien encaminó a los pumas a la cima en 1966 y 1967, apuntalando así su obra iniciada en 1965 a la vanguardia de este equipo, expresó brevemente ante sus ex discípulos:
“Es para mí un honor haber sido jugador (1953-1957) y head coach (1965-1969) de los pumas. Hoy es un día grandioso por el recuerdo de ese hecho y por la presencia de todos ustedes aquí”.
Manuel Neri, Emilio Fuentes, Rafael perica Ramirez y Antonio chino Álvarez, son los únicos sobrevivientes del staff felino que en 1967 integraron asimismo los hoy difuntos Delmiro turco Bernal, Hilario Canseco, Alfonso desalmado García y Mario araña Revuelta.
Otras personas que colaboraron en el óptimo desempeño de los pumas en sus respectivas áreas, hace 50 años, se citan a continuación:
Comisión administrativa.- Victorio de la Fuente (+), eminente médico de los pumas en otros años, y Enrique Begún (+), ex jugador del equipo y ex director de Actividades Deportivas de la máxima casa de estudios, presidente y secretario, respectivamente.
Vocales.- Omar Cardona, Eduardo del Castillo, Eduardo Machorro y Eugenio Chabela Ramos, quienes en vida se distinguieron por su entrega defendiendo el jersey azul y oro de manera ejemplar, en temporadas diferentes.
Servicio médico.- Toribio Andaluz (+) y Efraín Nopala, auxiliados por los paramédicos (trainers) Rubén charro Castelán, Agustín tobi Martínez y Enrique Valdovinos.
Relaciones públicas.-Julio Prócoro Ramos (+), otro destacado médico de los pumas, y Víctor Sosa.
Grupo de animación.- María de los Ángeles la güera Escandón, Gonzalo doppy Dávila y Mario moy Aragón (+).

Los éxitos de 1967

Salvo tres descalabros internacionales, contra Trinity University, 0-20; Imperial Valley College, 12-15 y Colorado University, 16-37, los pumas arrasaron con los borregos salvajes del ITESM, 62-0; toros salvajes de la Escuela Nacional de Agricultura Chapingo (ENA), 20-8 y 34-0, búhos del Poli Guinda, 52-0; cheyennes del Poli Blanco, 14-0; tigres de la UANL, 69-14 y selección burros blancos del IPN, 36-0.
Después de la entrevista pumas-tigres, estaba programado otro duelo entre los inquilinos del Pedregal y los albos pollinos. Sin embargo, las autoridades del IPN decidieron cancelarlo.
De 10 juegos sostenidos, el conjunto de la UNAM terminó la temporada de 1967 con la corona en su poder además de 315-92 puntos anotados y recibidos, respectivamente.

Se avecina el fin

Después de los juegos semifinales de la Conferencia Verde de la ONEFA, escenificados el pasado fin de semana entre tigres-leones de la Universidad Anáhuac México Norte (UAMN) y pumas de CU-burros blancos del IPN, el próximo fin de semana se efectuará el juego por el título de esta agrupación, en Monterrey o la Ciudad de México.
Dos semanas después habrá de llevarse a cabo el Tazón de Campeones, entre el monarca de la Conferencia Verde de la ONEFA y su par del Grupo Independencia de la Conferencia Premier, en el emparrillado del mejor equipo de esta última.
La temporada mayor de la ONEFA llegará a su fin con la disputa del tradicional Tazón Azteca, el 9 de diciembre en el Estadio José Palomo Ruiz Tapia de la Universidad Autónoma Chapingo (UACh), que este año está cumpliendo 80 años existencia.

Deja un comentario