La Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2017

Escribe en esta edición

Yolanda Gayol

Como siempre ocurre, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (FIL) abrió sus puertas el último sábado de noviembre y las clausuró el primer domingo de diciembre. En la trigésimo primera edición de la FIL se pusieron a disposición de los lectores 400 mil títulos de dos mil casas editoriales, provenientes de 47 países. Además, se organizaron dos mil eventos literarios y se invitó a 670 escritores, de los cuales 62 son destacados académicos participando en La FIL también es ciencia, que por cuarta vez se organiza. Se espera que este año sea superada la estadística de 2016, que contabilizó 800 mil visitantes. Una pléyade de intelectuales, escritores e investigadores, desfilaron esos días en los pasillos de la FIL. Estos nueve días de trabajo en torno al saber y la cultura, fueron los más glamorosos de la Perla Tapatía.
El día de la inauguración estuvieron presentes en el presídium, la secretaria de Cultura, María Cristina García Zepeda, en representación del presidente de la República, Enrique Peña Nieto. Asimismo, se encontraban el presidente de Suprema Corte de Justicia, Luis María Aguilar, El gobernador del estado de Jalisco, Aristóteles Sandoval, la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, el secretario de Salud, José Narro Robles, el presidente municipal de Guadalajara, Enrique Alfaro Ramírez, el Premio Cervantes, Fernando del Paso, el rector de la UNAM, Enrique Graue, el director del Conacyt, Enrique Cabrero, el secretario general ejecutivo de la ANUIES, Jaime Valls Esponda, el escritor, Jorge Volpi, quien introdujo al premiado (Emanuel Carrère), y el representante de la industria editorial mexicana Carlos Anaya, entre otros. Por supuesto, no podían estar ausentes los anfitriones: el presidente de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, Raúl Padilla, el rector general de la Universidad de Guadalajara, Tonatiuh Bravo Padilla, y la directora de la Feria, Marisol Schultz.
La invitada de honor de la FIL 31 fue la ciudad de Madrid. La figura icónica para representar la fraternidad Iberoamericana, como afirmó la alcaldesa, fue el poeta español Luis Felipe (1907-1975), quien vivió y publicó en México. A la inauguración siguió una visita a los stands de las distintas casas editoriales, guiada por los anfitriones y, posteriormente, se ofreció un banquete con platillos preparados por un chef de la ciudad invitada, el cual constituyó una magnífica muestra culinaria de la cocina española.
Este año, el Premio FIL recayó en el escritor francés Emanuel Carrère (1957-), quien desarrolló la novela de no-ficción y además es productor de cine y periodista. Su estilo literario se caracteriza por explorar “la zona de sombra de la sociedad contemporánea”, según se dijo durante la ceremonia de premiación. Su obra más reciente es El Reino (2014). El galardonado explicó durante su discurso de aceptación que sus escritos “son como un fresco narrativo”, en el cual describe su vida a través de los demás. Carrère concluyó su alocución preguntándonos: “Al final, la libertad y la generosidad ¿no son lo mismo?”.
El stand madrileño, ubicado a la entrada de la Expo, fue diseñado con forma de un cilindro gigantesco, de tela negra que se eleva de piso a techo y tiene como único ornato la frase del poeta Luis Felipe: Ganarás la Luz. En su interior, el espacio fue construido como un pequeño teatro circular en donde se presentan los autores españoles. El piso superior de las gradas se utiliza como andador para ver los textos españoles ordenados libreros dentro del espacio circular.
La FIL 31 tuvo algunos tintes políticos. Su presidente, Raúl Padilla se pronunció contra las “visiones xenófobas y excluyentes” de quienes “pretenden hacernos regresar al feudalismo y la autarquía”. También protestó por la reducción presupuestal del 74.6 por ciento que sufrieron los programas de cultura. Según afirmó el Lic. Padilla, esta pasó de 3 mil 907 millones pesos, a tan solo mil 200 millones de pesos. Hizo votos por que se rectifique esta decisión porque “la cultura es la mejor herramienta para el ejercicio de la libertad y el desarrollo económico”. Su alocución concluyó con una sentencia: “Salgamos del tercer mundo con nuestra cultura de primer mundo”.
La Feria Internacional del Libro de Guadalajara es una fiesta sine qua non del libro, del saber y la cultura. Se ofrecen actividades para niños, jóvenes y adultos. Como una muestra de ello puede citarse el concierto sobre los elementos, que busca crear un puente entre la química y la música. También puede mencionarse el salón del cómic, género que además ocupó un lugar destacado entre las presentaciones de los autores.
Paralelamente a los tradicionales talleres de lectura para niños, por primera vez se ofrecieron actividades para los chiquitines mediante el programa de lectoescritura: Letras para Volar (LPV). En este segmento de la FIL se realizaron: lectura de cuentos y dramatización. Para los jóvenes se organizó el festival de la poesía, con su correspondiente premio. Y los profesionales de la lectura disfrutaron de la presentación de los resultados de una investigación que la motivación por la lectura y el desarrollo cognitivo, entre los niños que participan en LPV.
En sincronía con la reciente ruptura del silencio de las mujeres estadounidenses, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara se escucharon algunas voces clamando por hacer más en nuestro país para promover la equidad de género. En los Estados Unidos, los abusos de poder han costado el puesto a los comentaristas de televisión, Bill O`Reiley (FOX), así como a su CEO, Roger Ailes; a Matt Lauer (NBC), a Charlie Rose (CBS), al periodista Mark Halperin, y al editor de NPR Michael Oreskes. Asimismo, ha puesto en riesgo de perder al candidato a senador republicano por el estado de Alabama, Roy Moore.
La más destacada entre las voces que escuché en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara fue la de Juan Ramón de la Fuente quien, durante la presentación del libro El Reconocimiento de las Diferencias, inicó su participación afirmando enfáticamente: “Si no estuviese aquí Isabel [Wences] (su coautora), ¡yo me bajo del presídium!” Tenemos un serio problema de desigualdad de género en nuestro país que debe abordarse, sostuvo.
La autora de estas líneas concuerda con la idea de que la equidad de género es una asignatura pendiente en nuestra nación, y que la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, como eje promotor de la cultura, debiera impulsarla en su discurso, sus espacios, sus ceremonias de premiación y sus invitadas e invitados. Ello constituye una parte esencial de la cultura del primer mundo.

* Yolanda Gayol es Graduate Faculty Fellow en Fielding Graduate University.

Deja un comentario