Equidad de género: En busca de alianzas

Escribe en esta edición

Yolanda Gayol

Cuando dices: “el hombre desarrolló la civilización”,
yo pienso: “acabas de desaparecer a la mitad del género humano”.

Este año, la revista Time concede su portada al colectivo femenino #Metoo (yo también) que se atrevió a denunciar los abusos sexuales de importantes funcionarios de medios de comunicación y de políticos de primer nivel en los Estados Unidos, negando públicamente el derecho al Presidente del vecino país a ser reconocido por esta publicación por segundo año consecutivo. En la entrega anterior se mencionó a Juan Ramón de la Fuente como un decidido defensor de la equidad de género durante la presentación del libro: El Reconocimiento de las Diferencias, en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Su posición fue reiterada en un reciente programa de televisión. Posteriormente, durante los eventos de la Feria, el representante español reiteró la importancia de buscar mayor equidad de representación femenina.
Las anteriores declaraciones permiten vislumbrar un rayo de esperanza. Actualmente hay aliados que podrían apoyar la causa, aunque parezca aún remoto el pleno derecho, principalmente porque las mujeres educadas, quienes ocupan puestos de liderazgo, en ocasiones dicen privilegiar la calidad sobre la equidad de género. Dado que es en la vida cotidiana donde ocurren los cambios sociales, en este artículo se revisarán algunos indicadores elegidos al azar, que permitan medir la enorme distancia que aún existe hacia la citada meta.
La inequidad se define por el diccionario Oxford como “injusticia, parcialidad, discriminación, partidarismo, parcialidad, favoritismo, prejuicio, predilección”. Los principales mecanismos para mantener la desigualdad son: la aniquilación simbólica, la marginalización, y el borramiento de la historia. Ello significa que, en este caso, las mujeres son marginadas de los discursos y espacios de poder y no tienen voz ni derecho a ser representadas.

Inequidad en la enunciación

El español, como lenguaje de género, privilegia lo masculino en posición y frecuencia de la enunciación. Ejemplos de ello, en libros de reciente adquisición: sobre la filosofía, publicado este año en Argentina: “…un gran número de problematizaciones en torno a cómo se ha concebido al hombre, la historia, el conocimiento…1 (p. 9). No sólo se borra a la mujer en esa oración, en la sección introductoria al menos, no está presente ninguna mujer filósofa. Dos títulos encontrados en el stand de España tienen como portada los títulos: Mundo, Año, Hombre (Diarios, 2001-2007), de Andrés Sánchez Robayna, y otro, escrito por una mujer: El Hombre y lo Divino, de María Zambrano, Fondo de Cultura Económica. Tales son casos típicos de aniquilación simbólica de la voz femenina. El plural (v.gr. “los estudiantes” “los niños”), que en ocasiones se concibe como mediador en las paridad de género, según explicó De la Fuente, también acaba siendo masculino. Aún y cuando la hablante o escribiente se tome el tiempo para cambiar el artículo y el sustantivo (v.gr. “los niños y las niñas”), los varones son consistentemente situados en primer lugar. ¿Hasta cuándo las casas editoriales adoptarán una norma que defienda la igualdad de la mujer?

Inequidad en la representación

Además del número de estatuas femeninas en plazas y otros espacios públicos, fuera de aquellos todos abstractos, tales como La Patria, La Justicia, o La Libertad, las representaciones femeninas son muy escasas, al igual que los nombres femeninos en los nombres de las calles principales de la ciudad o en el número de papeles protagónicos de heroínas (que no sean representadas como símbolos sexuales) en los films.

Inequidad en el liderazgo

Con datos de junio de 2017, el organismo de las Naciones Unidas, ONU Mujer, reporta que sólo un 23.3 por ciento, son mujeres parlamentarias. Además, sólo 18.3 por ciento de los cargos ministeriales es ocupado por mujeres en el mundo 2. En México, con datos del 2014, la Comisión Nacional de Derechos Humanos se reporta lo siguiente:
En el Poder Ejecutivo, en 217 años de independencia, ninguna mujer ha llegado a ocupar la Presidencia de la República.
De 1979 a la fecha, sólo se han registrado 7 mujeres gobernadoras. Actualmente solo una mujer es mandataria estatal. Se trata de Claudia Pavlovich, en Sonora.
En los municipios del país, menos del 13.4 por ciento son presidentas municipales (datos 2015).
En el Poder Legislativo, de 128 senadurías, sólo un 38.2 por ciento es ocupado por mujeres.
En las diputaciones, la representación femenina es del 42 por ciento.
En el Poder Judicial, menos del 20 por ciento son ministras de la Suprema Corte.
Menos del 20 por ciento son magistradas o juezas del Consejo de la Judicatura Federal 3.

Inequidad en los ingresos

De acuerdo con El Financiero, que reporta datos de la Organización Internacional del Trabajo, de 2015, las mujeres asalariadas, en igualdad de competencias, ganan un 22.9 por ciento menos de salario que los varones. De acuerdo con esta fuente, a ese ritmo de cambio la equidad de ingresos se obtendría hasta 2086 4.
La anterior situación de inequidad hacia la mujer se replica si nos asomamos al mundo universitario, en el que los liderazgos en el mando, la presencia en paneles académicos, los premios, reconocimientos y oportunidades de publicación, así como las asignaciones financieras, o la pertenencia a grupos con voz en revistas y otros foros con presencia pública, resultan magros.
Así, además del reconocimiento a la voz de la mujer ofendida por abusos sexuales en el Times, se requieren aliados en todos los frentes para no tener que esperar hasta 2086 para tener un salario digno y otro conjunto de oportunidades que resistan al aniquilamiento simbólico, la marginación y el borramiento de la mujer en México. Quién dice: #yotambienpidoequidad?

(Endnotes)
1Notas:
Busdigan, D.m & Ginnobilim S. (Comps.) (2017). Ideas y perspectivas filosóficas. Bernal, Argentina: Universidad Nacional de Quilmes
2 ONU Mujeres (2017). Hechos y cifras: liderazgo y participación política.
Revisado en http://www.unwomen.org/es/what-we-do/leadership-and-political-participation/facts-and-figures
3 Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH). Al presentar el  Diagnóstico de la participación equilibrada de mujeres y hombres en los cargos de elección popular en México.
4Flores, Z. (2015, marzo 6). Mujeres ganan 22.9% menos que los hombres: OIT. El Financiero. Economía. Revisado enhttp://www.elfinanciero.com.mx/economia/mujeres-ganan-22-menos-que-los-hombres-oit.html

* La Dra. Yolanda Gayol es Faculty Fellow en Fielding Graduate University.

 

Deja un comentario