Intromisión descarada

Entre Pasillos

JOSEFINA GALLARDO

Cuando la comunidad universitaria se une hacia un mismo objetivo, el resultado es incuestionable. Así ocurrió en la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH) cuando su autonomía se vio vulnerada con el decreto 228 aprobado en el Congreso local en octubre pasado y por lo que en noviembre el Poder Judicial de la Federación otorgó la suspensión definitiva en el Juicio de Amparo promovido por los universitarios.

¿Qué es lo que exactamente le pedía el Congreso local a la UAEH, que además obligó a un tardío pero necesario pronunciamiento público por parte del Consejo Nacional de la ANUIES? El decreto 228 es una reforma a la Ley Orgánica de la Universidad, sin tomar en cuenta ninguna opinión de los universitarios. Bajo el argumento que se le otorgaron más de 570 millones de pesos de presupuesto en 2017, el Congreso determinó que la UAEH debería contar con un Órgano Interno de Control (OIC), cuyo titular sería designado por el gobierno estatal.

Los diputados pretendían que este OIC tuviera como objetivo “diseñar, preparar y procesar la información que permita vigilar, evaluar y confirmar el cumplimiento de las funciones sustantivas y adjetivas de la Universidad, atendiendo lo establecido en su Estatuto General y a la legislación en materia de responsabilidades administrativas”.

En otras palabras, los órganos colegiados internos, como el Consejo Universitario, se verían supeditados para responder a una autoridad no universitaria y superior a su propio jefe nato, y que inadmisiblemente tendría facultades para intervenir en las funciones sustantivas y adjetivas de la institución. Además de que desparecería la figura de contralor universitario, pues el decreto a la letra también señala que este OIC tendría a su cargo revisar el ingreso, egreso, manejo, custodia y aplicación de recursos públicos, así como presentar las denuncias por hechos u omisiones que pudieran ser constitutivos de delito, ante la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción.

Y todavía, en sus argumentos, los diputados locales señalaron que esto no significaba, de ninguna manera, vulnerar la autonomía universitaria, sino hacer a la institución más transparente en la rendición de cuentas, aunque su decreto 228 obligaba a la UAEH a hacer reformas en sus estatutos e incluir en su estructura a este OIC.

Esto habla de un profundo desconocimiento de la Ley por parte de los diputados locales y del funcionamiento de su universidad, la cual es revisada por organismos y dependencias federales y estatales, como la Auditoría Superior de la Federación, la Auditoría Superior del Estado de Hidalgo, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público, el SAT, el IMSS, el Infonavit, así como auditores externos.

Por fortuna la autoridad judicial lo analizó diferente y con la Ley Suprema en la mano puso por encima el bien mayor sobre el menor al argumentar que la autonomía universitaria está claramente establecida en el Artículo Tercero Constitucional. Por lo tanto, el juez federal también resolvió que cualquier nombramiento o designación del titular del Órgano Interno de Control no surtiría efectos.

Que quede de una vez claro que las universidades públicas y autónomas tienen la responsabilidad de gobernarse a sí mismas para educar, investigar y difundir la cultura, así como determinar sus planes y programas académicos, y fijar los términos de ingreso, promoción y permanencia de su personal académico, y administrar su patrimonio. La autonomía es un derecho constitucional y no una graciosa concesión.

No es un caso menor si se toma en cuenta que los Juicios de Amparo por parte de las universidades no son muy comunes y que, por muchos años, las instituciones estatales se veían supeditadas a las resoluciones de los gobiernos locales. Es un caso inédito en el que, afortunadamente triunfó la Ley.

De no haber sido resuelto de esta forma, se hubiera puesto en peligro la autonomía universitaria en casi todas las universidades estatales. La vulnerabilidad ha sido siempre el talón de Aquilesenlavidauniversitaria.HayquereconocerquepartedeestelogrodelaUAEHsedebióalaunióninternayaquaquepresentarondemandasdeAmparocontraestedecretonosólolaRectoríasinotambiéneldefensoruniversitario,lossecretariosgeneralesdelSPAUAEHySUTEUAEH,asícomoacadémicos,personaladministrativoyestudiantes.

UnapreguntaalosdiputadosdeHidalgo:¿PorquésuCongresonoesauditado?

Regreso afortunado

Aunquequedapocomenosdeoncemesesparaloscambioscentrales,enlaSecretaríadeEducaciónPúblicasehicierondosmovimientosmuybienvistosporelconjuntodeuniversidadesdelpaís:RodolfoTuiránregresaalaSubsecretaríadeEducaciónSuperiorySylviaOrtegaSalazarseharácargodelaeducaciónmediasuperior.CabeseñalarqueeneltiempoqueTuiránsehizocargodelsubsistemadeeducaciónmedia,lamatrículaseelevóde4millones443milestudiantesen2012a5millones720milen2017.

Son dos figuras con experiencia y compromiso, pero fundamentalmente conocedores de quehacer universitario y de su gestión. El mensaje es claro: habrá diálogo y respeto hacia las casas de estudio por parte de la autoridad federal.

Deja un comentario