El Honoris Causa de la Autónoma de Chiapas para Antonio García Sánchez

Portada
En un acto solemne realizado en las instalaciones del Auditorio Los Constituyentes, la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), encabezada por el rector Carlos Eugenio Ruiz Hernández, otorgó el grado de Doctor Honoris Causa a Antonio García Sánchez, quien hace más de tres décadas dirigió a esta casa de estudios.
Al hacer uso de la palabra, el rector chiapaneco recordó que desde los inicios de esta casa de estudios el homenajeado ha tenido el privilegio y la oportunidad de servir a los universitarios mediante su esfuerzo intelectual, profesional y político,.
Antonio García Sánchez agradeció el hecho de ser ahora un homenajeado por la UNACH, como él lo hizo con el fundador de la misma, Manuel Velasco Suárez, al entregarle el primer reconocimiento como Doctor Honoris Causa de esta universidad.

La Autónoma de Chiapas entregó el Doctorado Honoris Causa a Antonio García Sánchez

Que fuera rector de la universidad durante el periodo 1986-1989

En un acto solemne realizado en las instalaciones del Auditorio Los Constituyentes, la Universidad Autónoma de Chiapas (UNACH), encabezada por el rector Carlos Eugenio Ruiz Hernández, otorgó el grado de Doctor Honoris Causa a Antonio García Sánchez, quien hace más de tres décadas dirigió a esta casa de estudios.

Al hacer uso de la palabra, el rector Carlos Eugenio Ruiz Hernández recordó que desde los inicios de esta casa de estudios, el homenajeado ha tenido el privilegio y la oportunidad de servir a los universitarios chiapanecos mediante su esfuerzo intelectual, profesional y político, contribuyendo a generar mejores condiciones de vida para la población, principalmente en salud y educación.

Acompañado del secretario de Educación del estado, Roberto Domínguez Castellanos, quien acudió en representación del gobernador del estado, Manuel Velasco Coello, el rector Ruiz Hernández expuso que, “la disciplina y compromiso con el trabajo cotidiano y con los más altos valores de la UNACH, fueron elementos fundamentales para que en 1986, tuviera el privilegio de realizar la más alta responsabilidad de dirigir los destinos de la máxima casa de estudios de los chiapanecos”.

Mencionó también que la obra de García Sánchez se refleja en el conocimiento sobre las necesidades de salud y educación de Chiapas, su visión como rector de esta casa de estudios, así como su trabajo arduo en las funciones sustantivas universitarias, coadyuvando con las políticas nacionales, estatales y con el sector productivo, siempre con gran compromiso social de por medio.

Ante el magistrado presidente del Tribunal Superior de Justicia del estado, Juan Óscar Trinidad Palacios, Carlos Eugenio Ruiz Hernández puntualizó que esta ceremonia, que se ha conservado en el espacio y en el tiempo, con simbólicas tradiciones y costumbres, es la síntesis expresada en signos para reconocer una vida de trabajo, de entrega y esfuerzos en bien de los demás.

La convicción de servir

Durante su intervención, Antonio García Sánchez expresó que su convicción siempre fue la de servir y servir bien a los más necesitados, pues el ejercicio de la Medicina debe brindarse con principios humanísticos, amor, respeto, justicia y honestidad a la población en general, sin distinción de clases sociales.

Quien fuera electo rector de la UNACH para el periodo 1986-1989, expuso que las instituciones de educación superior piensan siempre en prospectiva y trabajan por el futuro, por lo que exhortó a los universitarios a que en su mente permee una actitud positiva, eliminando sentimientos negativos que perjudican este espíritu.

Luego de recordar las acciones realizadas durante su gestión como rector de la Universidad Autónoma de Chiapas, agradeció el hecho de ser ahora un homenajeado por esta institución académica, como él lo hizo con el fundador de la misma, Manuel Velasco Suárez, al entregarle el primer reconocimiento como Doctor Honoris Causa de esta universidad.

Asimismo, ante el presidente de la Junta de Gobierno, Hugo Alejandro Guillén Trujillo, comentó que estará “dispuesto y gustoso de compartir sus conocimientos, pero a la vez reconozco que es necesario dejar el paso a otras generaciones, con ideas innovadoras para contribuir con responsabilidad y amor al quehacer académico, si de verdad aspiramos a una mejor universidad”.

Deja un comentario