Tendencias de la educación a distancia en 2018

Escribe en esta edición

Yolanda Gayol

Tendencias de la educación a distancia en 2018

El problema no es si las máquinas piensan sino si los seres humanos lo hacen.

B. F. Skinner

Hace un trienio escribí un artículo ** para U2000 que presentaba un esbozo de las dimensiones sociocultural, tecnológica y pedagógica de la educación a distancia. En la dimensión sociocultural se recordaba que el signo de los tiempos se había definido por un entorno globalizador, con abundancia de información, una continua aceleración de tareas, instantaneidad en las comunicaciones, aumento en la productividad y el traslape entre tiempo laboral, recreativo y familiar. Esos cambios se observan con mayor claridad en una sociedad que ha estrechado significativamente la brecha digital, aspecto que tiene sus bemoles en la región latinoamericana.

En la dimensión tecnológica se anunciaba la Nube, el Internet de las cosas, la telepresencia, la realidad aumentada, la impresión tridimensional, la expansión de los móviles interconectado objetos, espacios, vestimentas y otros equipos electrónicos. Específicamente en educación a distancia se reportó que estaba trabajando en la búsqueda de sincronicidad (es decir, trabajo en tiempo real). La ludificaciónn del aprendizaje y un uso sistemático de los equipos móviles en la enseñanza.

En la dimensión pedagógica se describieron las comunidades de indagación a distancia, la incorporación de los principios de la psicología positiva y los modelos invitacionales (reafirmación de la identidad, búsqueda de bienestar y atención a la dimensión afectiva).

En el ámbito curricular, se habló del fortalecimiento del diseño curricular por competencias, la multiculturalidad, y el trabajo con estudiantes que tienen habilidades diferentes. En ese entonces la idea del aula invertida y el diseño instruccional centrado en el aprendizaje, aumentaría la motivación para las y los alumnos. El uso de los modelos de educación enriquecida, mixta y en línea se presentaban como tendencias emergentes inscritas en modelos curriculares desagregados flexibles, modulares y asociados a estrategias de educación permanente y a los microcréditos.

Se concluía en ese artículo que las tendencias se encaminaban hacia la ampliación de la voz de la alumna o alumno, el incremento de sus grados de libertad y el trabajo en equipo. En México –se recordaba– aún se enfrentaba el problema de la última milla (conectividad), que se estaba atendiendo a través de México Conectado. El acceso en las escuelas a los contenidos digitales parecía promisorio con la entrega de las tabletas por parte de la SEP.

Con el paso del tiempo se observa que muchas predicciones fueron acertadas, en la visión macro, y en la perspectiva nacional hay algunos logros. Pero los avances han quedado detrás de las metas. En particular pueden citarse los casos de México Conectado y las tabletas digitales de la SEP. El propósito de este artículo es revisitar esas predicciones para identificar los cambios habidos.

Dimensión sociocultural

Actualmente,elentornoglobalizadorseharetraídoenciertamedidadebidoalasvariablespolíticasdelosEstadosUnidosyelresurgimientodegrupossupremacistastantoenesepaíscomoenEuropa.Elrestodeloscambios(productividad,mezcladeltiempopersonalylaboral,instantaneidaddelacomunicación)continúasucursoexpansivo.

Dimensión tecnológica

La Nube ya se ha consolidado, el Internet de las cosas se ha multiplicado, y la realidad aumentada ya cuenta con numerosas aplicaciones didácticas en medicina, sociología, ciencias básicas de todos los niveles educativos, así como en el sector comercial. La ludificación es más una aspiración que una realidad. Dos aspectos que no se abordaron en 2015 y que ahora constituyen una gran preocupación en la Academia son la seguridad frente a los constantes ciberataques y el efecto pernicioso de los aparatos móviles. Respecto a los aparatos móviles en el aula se ha encontrado que se convierten en distractores de la atención y ello afectan significativamente el rendimiento escolar. El profesor Murphy, de la Universidad de Texas, analizó el desempeño escolar en 91 escuelas inglesas y sus hallazgos muestran que ocurre un progreso significativo en las aulas en las que se prohíbe el uso del celular en clase. Las ganancias de aprendizaje son mayores en los estudiantes de bajo rendimiento, que son quienes tienen más necesidad de mejorar sus puntajes (UTNews 2015). Otro efecto negativo es la adición de niños y adolescentes a los aparatos móviles. En las investigaciones reportadas por el New York Times se recomienda retrasar lo más posible la compra de celulares a los menores (Homayoun, 2018).

Dimensión pedagógica

Las comunidades de indagación a distancia no han crecido en nuestra región, aunque sí en Estados Unidos y Europa. Pero los avances en la psicología positiva e invitacional están siendo impulsados fuertemente en México. Estas se han definido como competencias socioemocionales y se utilizan tanto en la educación presencial como a distancia. Este tipo de competencias están ganando terreno en el mundo a través del apoyo otorgado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Son importantes en México porque se incorporaron al Nuevo Modelo Educativo.Enlaeducaciónbásicaymedia,algunascasaseditorialeslashanpromovidomediantetalleresentodoelpaís.Dichostalleresseimpartencomosoportealoscambioshabidosenloslibrosdetextoderecienteedición.

En educación media superior, el Programa Construye T está apoyando la formación de directores de escuelas, difundiendo materiales y promoviendo la gestión participativa para el “desarrollo de habilidades socioemocionales y el mejoramiento de los ambientes escolares” (Tuirán, 2018, p. 83). Este modelo tiene tres tipos de competencias: a) Conoce T, que incluye autoconciencia, autoregulación y determinación; b) Relaciona T, que considera conciencia social y colaboración y c) Elige T que involucra la toma responsable de decisiones y la perseverancia. A través de la SEP, 100 mil docentes fueron capacitados en las competencias socioemocionales en 2017, y seis mil recibieron la formación de manera presencial

Respectoalmodelodecompetenciasseobservaquesehaconsolidadoenlasuniversidadesmexicanasylosesfuerzosdeformacióndocenteeneserubrosonmuyimportantes.Sinembargo,lostomadoresdedecisioneseninnovacióneducativaobservanunrezagoimportanteenlorelativoalascompetenciasdigitalesdocentesennuestropaís.

También hay avances en el sistema de soporte a distancia para estudiantes con habilidades diferentes. Baste señalar al respecto que en la Prepa en Línea, el 4 por ciento de las y los estudiantes de esta modalidad reporta tener algún tipo de reto –visual, motor, auditivo– (Tuirán, 2018).

En educación superior la cobertura en la región (datos de 2015), centrada únicamente en el formato virtual, se reporta que alcanza al 19 por ciento de la población escolar y, en el periodo 2011-2016 el llamado -elearning experimentó una tasa de crecimiento de 9.7 por ciento. Aun con estas entusiastas cifras, el panorama es desalentador en la región. Sólo el 41 por ciento de la población en el quintil más rico de América Latina tiene una computadora, pero únicamente el 11 por ciento de dicho quintil puede acceder al Internet. En el quintil más pobre, las proporciones computadora-acceso son de 4 por ciento y 1 por ciento respectivamente. Asimismo, las personas con mayor educación tienen una pequeña ventaja de acceso. El 51 por ciento del quintil con mayor nivel educativo posee una computadora, aunque sólo el 29 por ciento de ellos tiene conectividad a Internet (OEI, p.73). Respecto a la calidad de la educación, los MOOCs se consideran la opción más promisoria para América Latina. Pero no solamente la conectividad influye en estas bajas proporciones, sino también el costo. Mientras que en Estados Unidos el acceso a banda ancha fija representa el 0.4 por ciento del PIB, en Brasil la cifra se eleva al 2 por ciento; en Nicaragua al 22.8 por ciento y en Haití, al sorprendente 81.9 por ciento (OEI, 2016, p.73).

Dentro de esos limitados avances, el avance de la matrícula en educación a distancia en nuestro país es como sigue:

Tabla1: Matrícula de la Modalidad No Escolarizada, 2016-2017, en México.

Fuente: elaborada con datos de ANUIES, 2018.

En educación media superior, Tuirán, (2018) se reporta con datos preliminares de la SEP, que se matriculó a 410 mil estudiantes en los últimos cinco años (2013-2017). Eso significa que se incorporaron más de cien mil estudiantes a distancia por año al sistema educativo nacional. Ello se traduce en que cerca de uno de cada cinco alumnas y alumnos de bachillerato (17.5 por ciento) está inscrito en alguna modalidad no escolarizada. El trabajo se realizó mediante tres subsistemas: los Telebachilleratos, la Prepa en Línea y la Preparatoria Abierta.

Los Telebachilleratos Comunitarios (TBC), que al inicio de sexenio contaba con con 252 centros, aumentaron a 3 mil 498 en el ciclo 2016-2017 (Tuirán, 2018, p. 21). Los 172 mil estudiantes inscritos en el ciclo escolar 2017-2018 son atenidos por 9 mil 600 docentes, quienes por lo menos cuentan con una licenciatura. Por su parte, la Prepa en Línea, también con cobertura nacional, contaba con 130 mil estudiantes en diciembre de 2017. En cuanto a la Preparatoria Abierta, Tuirán reporta que “en el ciclo escolar 2016-2017 (se) atendió a 543 mil 513 personas, de los cuales 166 mil 380 son usuarios activos”.

Tras esta revisión general podemos concluir que, en comparación con las tendencias internacionales, la educación a distancia en nuestro país continúa avanzando, aunque no con la celeridad y eficacia deseables.

Referencias:

ANUIES (2018). Anuario Estadístico 2016-2017. Revisado enhttp://www.anuies.mx/iinformacion-y-servicios/informacion-estadistica-de-educacion-superior/anuario-estadistico-de-educacion-superior.

Homayoun, A. (2018, enero 17). Is your child a phone addict?.The New York Times.

OEI, OCDE, & IPN (2017/2015). La educación a distancia en la educación superior en América Latina. OEI: Estudios del Centro de Desarrollo.

Tuirán, R. (2018, enero). Avances en la educación media superior, 2012-2017. México:Secretaría de Educación Pública.

UTNews (2015, mayo). Mobile phone bans lead to increase in students test scores. Revisado e n https://news.utexas.edu/2015/05/18/mobile-phone-bans-lead-to-rise-in-student-test-scores.

* Yolanda Gayol es Graduate Faculty Fellow en Fielding Graduate University.

** El título es Predicciones en educación a distancia para 2015 y más allá.

Deja un comentario