La IBERO cumplió 75 años de vida

Noticias

El deseo del rector de la Universidad Iberoamericana Ciudad de México, David Fernández Dávalos, es que la institución pueda contribuir efectivamente a la formación humana y profesional de las nuevas generaciones.

Señaló el rector Fernández Dávalos, en un texto entregado a los medios de comunicación, que una universidad jesuita es siempre una universidad histórica. Esto es, conformada en su identidad y sus funciones según las exigencias de la concreta realidad en la que se inserta. Esto quiere decir que no existe un modelo único de universidad jesuita, ni los modelos que existen lo son de una vez para siempre.

La calidad e idoneidad de una institución universitaria de la Compañía de Jesús se mide, consecuentemente, en relación con la respuesta que da a las necesidades históricas del entorno en cada tiempo y lugar. Es decir, por un criterio esencialmente político de pertinencia social.

Una universidad de la Compañía de Jesús será de mayor calidad en la medida en que forme a los profesionales que la sociedad necesita para edificar y animar una sociedad más humana, más pacífica, más solidaria y equitativa.

La calidad académica de una institución ignaciana será mayor en tanto sus conocimientos surjan de la realidad social a la que se debe y respondan de manera más adecuada a las necesidades que esa realidad le plantea.

Una universidad como la nuestra será excelente académicamente cuando su docencia, investigación, vinculación social y la innovación que realiza sean pertinentes socialmente.

Nuestra universidad –continuó el rector en su mensaje– cumple en estas fechas su 75 aniversario. Es una universidad consolidada, pero todavía joven, si la comparamos con las universidades más prestigiadas en el mundo. Tiene actualmente menos de 13 mil 500 estudiantes: 11 mil de licenciatura, mil 400 de posgrado, cerca de 400 del nivel Técnico Superior Universitario y más de 600 en preparatoria, así como 34 programas de licenciatura y 42 de posgrado.

Además de tener programas de docencia, somos una universidad que hace investigación y se relaciona con su entorno. Una de nuestras actividades es dar clase, preparar a profesionales, pero no es este el objetivo esencial de la IBERO. Su objetivo mayor es ayudar al desarrollo local, regional, y nacional, para hacer una sociedad más humana, más justa y más fraterna.

En nuestros 19 Departamentos académicos y en cuatro institutos de investigación e incidencia, contamos con 50 proyectos de investigación y trabajamos en decenas de comunidades, colonias y espacios temáticos en los cuales servimos a la sociedad en su conjunto, en particular los más pobres o a las personas más vulnerables.

La IBERO Ciudad de México pone a disposición de sus alumnos una gama muy rica de elementos y espacios que les pueden ayudar a conseguir sus metas, entre otros los siguientes:

Un cuerpo de 400 excelentes académicos de tiempo fijo y mil 800 de asignatura. Todos conposgrado y más de una centena de ellos son parte del Sistema Nacional de Investigadores. Una biblioteca con 700 mil volúmenes y una hemeroteca con casi mil títulos vigentes en papel, así como medio millón de libros electrónicos y bases de datos. 51 laboratorios de cómputo con mil 200 computadoras a disposición de los alumnos, con cuentas individuales y acceso a la nube-ibero en la que están disponibles todos los softwares que requiere un estudiante ordinario.

Otorgamos 450 millones de pesos anuales en becas y más del 80 por ciento de éstas se destinan a estudiantes tradicionales. Es decir, a clases medias y acomodadas. Menos del 20 por ciento corresponden a sectores populares de nuestro Programa Si quieres, puedes.

Para la práctica de los deportes, la IBERO tiene una cancha de futbol soccer, un gimnasio, un campo de beisbol, seis canchas de tenis (dos techadas) y una pista de atletismo, entre otras instalaciones.

Deja un comentario