La U de Chile anunció medidas para disminuir brecha salarial de género

Universidad en el mundo

CHILE

La comunidad universitaria conmemoró el Día Internacional de la Mujer con una masiva actividad en el Salón de Honor de la Casa Central, bajo el lema Brechas de Género y feminismos del siglo XXI. En la ocasión, el vicerrector de Asuntos Económicos y Gestión Institucional, Daniel Hojman, presentó una serie de propuestas preliminares que serán trabajadas por el plantel para enfrentar la brecha salarial, trabajo que se suma al desarrollado por la ahora Dirección de Igualdad de Género en materias como el acoso y el abuso sexual, y la corresponsabilidad social del cuidado de hijos e hijas.

El compromiso institucional para enfrentar la desigualdad de género en sus diferentes dimensiones, marcó la ceremonia de conmemoración del Día Internacional de la Mujer que la comunidad de la Universidad de Chile realizó el pasado 8 de marzo.

Faride Zeran, vicerrectora de Extensión y Comunicaciones, destacó el trabajo realizado por el plantel para enfrentar las desigualdades de género durante estos últimos años, en particular a través de la Oficina de Igualdad de Oportunidades de Género, esfuerzo que se ha traducido en el impulso de medidas como la política de prevención del acoso sexual, y la política de corresponsabilidad en el cuidado de hijos e hijas, en la que participaron diferentes actores de la institución.

Junto con ello, Zeran aseguró que lo hecho no es aún suficiente para “alcanzar la equidad en el país y en la universidad”, motivo por el cual “esperamos que este 8 de marzo lo recordemos en el futuro como la fecha en la que la Universidad de Chile avanzó en acortar o eliminar las brechas que nos separan, para convertirnos en un espacio donde la justicia y la igualdad de género, salarios y oportunidades sean la norma ineludible en nuestra institución”

La la ministra secretaria general de Gobierno, Paula Narváez transmitió un saludo de la presidenta Michelle Bachelet, en el que la mandataria catalogó como una “responsabilidad de todos y todas” el trabajar en la erradicación de la desigualdad de género, y saludó las medidas adoptadas por el plantel para terminar con el acoso sexual en el ámbito universitario. “Los felicito por generar estos espacios de reflexión y por sentar las bases para una convivencia armónica basada en la igualdad de derechos”, remarcó la presidenta en su mensaje a la comunidad universitaria.

A su vez Loreto Rebolledo González, coordinadora de la Cátedra Amanda Labarca, recordó a la profesora Pilar Errázuriz, quien fuera precursora en los estudios de género en la Universidad de Chile y que falleciera recientemente, destacó que “hablar de género y Universidad hoy implica reconocer la existencia de desigualdades, manifiestas en brechas difíciles de superar en diversos ámbitos, entre otras, respecto a los salarios, a la progresión de la carrera académica y profesional, al acceso a cargos de decisión, y éstas son situaciones pendientes que es necesario reconocer. Por ello celebramos que este 8 de marzo el motivo central de las intervenciones sea el de las brechas de género, y entre ellas, la brecha salarial al interior de la universidad”.

La directora de Igualdad de Género, Carmen Andrade, hizo hincapié en la contribución que la universidad ha realizado a la construcción de relaciones más igualitarias entre hombres y mujeres, lo que aseguró, no habría sido posible sin la participación de las autoridades universitarias y los centros de estudios de género. “Nuestro horizonte es amplio, y no lo perdemos de vista: consiste ni más ni menos en instalar la perspectiva de igualdad de género de manera transversal en las distintas áreas del quehacer universitario, principalmente en la formación de las y los estudiantes, de modo que desde la Universidad de Chile egresen profesionales que identifiquen las desigualdades de género y trabajen activamente por su erradicación desde sus distintos campos disciplinarios”, remarcó Andrade.

Entre los aspectos pendientes para combatir las desigualdades de género al interior de la universidad destaca la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres, tanto a nivel de académicas como del personal de colaboración.

Al respecto, el vicerrector de Asuntos Económicos y Gestión Institucional, Daniel Hojman, aseguró que “un eje estructurante de las desigualdades en Chile son las desigualdades de género. Sin ir más lejos, según los estudios la brecha salarial de género está entre un 25 y un 30 por ciento en el país, una brecha que resulta totalmente injustificada. Aunque se ha avanzado y estamos experimentando un cambio cultural, en esta materia nos va mal a nivel comparado en el mundo, y nuestro país no será desarrollado si no hay igualdad de género”.

El Plan

Es por ello que, en coordinación con la Dirección de Igualdad de Género, el vicerrector Hojman presentó una serie de propuestas preliminares que buscan reducir y eliminar la misma durante los próximos años al interior del plantel, donde, si bien los porcentajes son inferiores a la media nacional, igualmente se encuentran en tal tendencia.

Entre ellas se encuentran la creación de un Observatorio a cargo de la Dirección de Igualdad de Género, que permita medir, reportar y visibilizar esta situación, profundizar el diagnóstico sobre las razones detrás de esta brecha, impulsar una Certificación de Igualdad de Género de la Universidad, crear una mesa de trabajo colegiada con la misión de proponer una política para la progresión de las académicas en la carrera académica, una política de reclutamiento de académicas en Facultades desbalanceadas, impulsar incentivos que promuevan el liderazgo femenino en proyectos académicos, implementar un proceso que permita describir funciones y cargos en todos los organismos de la institución para generar un plan de igualación de renta para quienes desempeñen funciones y calificaciones similares, entre otros.

El rector Ennio Vivaldi destacó que “en los últimos años nuestra institución ha tenido una preocupación notable por esta materia. Los logros que hemos tenido, las medidas presentadas recién tienen un origen claro en el trabajo realizado desde 2013, cuando comienza sistemáticamente a denunciarse esta situación y a proponerse medidas para revertirla. La lucha de las mujeres y el feminismo tiene un alcance muy profundo, porque nos hacen sentir nuestra conciencia como especie, y el hecho de que las mujeres protesten y estén resueltas a terminar con esta discriminación, que no tiene justificación alguna, tiene un significado único”.

(Tomado de Universidad de Chile –Felipe Ramírez–, marzo de 2018).

Deja un comentario